jueves, 18 de diciembre de 2008

Feliz Navidad

Se acerca la Navidad y, como todos los años, se repetirán las conductas adquiridas de siempre. Los que están en contra del cristianismo, defensores de un mal entendido laicismo, se cambiarán de acera y escupirán diciendo “lagarto, lagarto” si sus pasos le guían por casualidad cerca del lugar donde se ha instalado un belén; pondrán el grito en el cielo como posesos rociados con agua bendita cuando vean a un niño vestido de pastorcillo yendo a una representación del nacimiento de Jesús y les empezará a dar vueltas la cabeza si oyen cantar villancicos tradicionales por las calles. Ahora, eso sí, se cuidarán muy mucho de intentar eliminar los días de vacaciones y de rechazar suculentas cestas de navidad.

Habrá otros a quienes esta época, en la que se presume de una alegría tantas veces superficial, artificial y plastificada a la que nos anima al consumismo, les recordará sus años de infancia, sus ilusiones, sus anhelos de niño, ese tiempo en el que la maldad no había conseguido entrar aún en sus corazones, y se sentirán mal, se sentirán solos. Muchos de ellos -como tristemente es frecuente aquí en Alemania en estas fechas- se quitarán la vida con la intención de desprenderse así de la amargura que les encadena.

Otros, como Ebenezer Scrooge en el famoso cuento de Dickens seguirán trabajando sin parar y no cejarán en su empeño de fastidiar a los demás, de hacerles la vida imposible sin darse cuenta de que así también joden indefectiblemente la suya propia.

Algunos, la mayoría, intentaremos pasar este tiempo con la familia y la experiencia nos dice que hay que tener un cuidado especial para que el estrés de los regalos, comidas y fiestas (joder, hasta en lo que tenía que ser divertido aparece el indeseable caballero) no acabe dándole la vuelta a la tortilla. Es verdad, en esta época de vacaciones, como en la de verano, es cuando más parejas se rompen, será porque tenemos más tiempo para estar juntos y, aunque se dice que el roce hace el cariño, también parece que lo puede desgastar.

¿Sabéis cuál es el regalo que me gustaría recibir y regalar este año? El amor de mi mujer, el de mis hijos y el de mis amigos, el sentirme seguro y querido en mi familia y ver a todo el mundo contento. El hacer la vida un poco más agradable a los demás. Ese es el regalo más preciado, también el que más cuesta conseguir y que no se puede comprar con dinero. Es lo que nos vamos a regalar mi mujer y yo este año. Voy a intentar conseguirlo para los míos y, si la vida hace que nos crucemos, para ti también.

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!
Os dejo con Raphael y su tambor (pronunciado Rapael, por supuesto)


jueves, 11 de diciembre de 2008

El padre-juez

Ayer, en el blog del barullo (buscar el link a la derecha), se hablaba de certidumbres e incertidumbres. Uno de los comentaristas dejó una joya escrita hablando de la muerte y el miedo y que parcialmente reproduzco aquí:

„Esa certidumbre que os acojona a vosotros, bebés, imaginaos lo que me puede hacer a mí, con setenta y cinco. Pero no es así casi nunca.
….
Sé que Dios es un padre mejor que yo, y yo me llevaría a mi hijo (y no te digo a mi nieto) por muy malos que fuesen a mi casa para siempre, en Él confío.
Por eso la única, para mí, certeza me asusta pocas veces. A pesar de las manos vacías. Me fío de alguien muy bueno que me quiere demasiado.“

Llevaba años dándole vueltas a esta idea, en concreto desde que un profesor mío por los años 70 nos dijo a todos los que estábamos sentados allí que al final de los tiempos no habría nadie en el infierno, porque Dios era un padre tan bueno que no podría abandonar a sus hijos para siempre, por mucho que se hubieran apartado de El.

Por un lado, me gustaba la idea. ¡Comamos y bebamos que mañana moriremos y nuestro padre bueno del cielo no dejará que nos quememos!

Por el otro, yo me encontraba influido por la doctrina tradicionalista de la Iglesia, defendida con uñas y dientes por los sectores más conservadores dentro de la misma y que se podía resumir en lo siguiente:

"Noooooo, Dios es infinitamente bueno pero no olvidemos que también es infinitamente justo y por eso no podrá cometer la injusticia de salvar a los que no se lo merecen".

La verdad es que ninguna de las dos posturas me parecían correctas, ¿por qué?, porque:

Si creemos en Jesucristo y su Evangelio, existe un cielo y un infierno, y si nadie se fuera a condenar hubiera sido absurdo el montar todo ese follón de los corderos a la derecha y los cabritos a la izquierda, ni tendría sentido el acojone del rechinar de dientes y la gehena del fuego y, sobre todo, hubiera sido una tontería el esfuerzo en explicarlo. O sea, que sí, que hay gente que se condena.

Por otro lado, pensando en la segunda postura, no podía creer que las infinitudes de Dios se dedicaran a empujarse unas a otras, a ponerse límites en su actuación. Esto no es un problema similar al que tiene que ver con su omnipotencia y la cuadratura del círculo, imposibles lógicos. El que Dios sea infinitamente justo no está reñido con el que le pueda dar por salvar a un hombre que no se lo merece. ¿Dónde está la imposibilidad? ¿No será que nosotros, con nuestra naturaleza envidiosa y cicatera, queremos imponer reglas a la actuación de Dios? ¿No estaremos fabricando un Dios a nuestra medida para salvaguardar nuestros intereses? (Si no haces lo que nosotros hacemos y como lo hacemos… malo)

Eso no es precisamente lo que nos enseñó Jesús en su parábola sobre el tipo que va buscando trabajadores para su campo que se van incorporando a distintas horas del día y que cobran lo mismo al final. ¿Tú no has recibido lo tuyo? Pues ¿qué te importa y por qué te fastidia que le dé al que ha trabajado sólo una hora el mismo salario que a ti? ¿Fue el dueño del campo un hombre justo o injusto?

Uno, que es padre, se puede poner -salvando todas las distancias- en el papel de Dios e imaginar la situación en la que tenemos que juzgar a un hijo después de que este haya infringido “la ley”. ¿Cuál sería mi actuación? ¿Castigarlo para siempre?

Imaginemos un padre estuviera en la situación de mandar que se aplicara la pena capital a un hijo suyo porque, según las leyes de su lugar y tiempo, la hubiera merecido. A ver, ¿no intentaría este hombre por todos los medios buscar una excusa para evitar la ejecución del hijo? ¿Qué haríamos nosotros en esa situación? ¿Verdad que si estuviéramos viendo una película con ese argumento nos agradaría un final donde el padre reprende al hijo pero lo salva de ser ejecutado?

¿Y que madre no escondería a su hijo, al hijo de sus entrañas, aun sabiéndolo ladrón y asesino?

No se condenan aquellos que pudiendo hacer tantas obras buenas no las hicieron, ni los que se dejaron llevar por los ardores tiranos de su carne en un determinado momento, ni los que abandonaron una vocación que le aseguraron proveniente de los cielos, ni creo que nadie se condene por no creer. No creo que Dios pueda castigar a esas personas porque, nosotros, padres no podríamos hacerlo con nuestros propios hijos, por muy malos que estos hubieran sido. Les ofreceríamos nuestra ayuda para que cambiaran y, sobre todo, buscaríamos las mil maneras de que se arrepintieran de sus actos y volvieran a nuestro lado.

Eso es lo que, humildemente, pienso que hace Dios: intentar salvar a todo el mundo. El no castiga a nadie, sólo se condenan aquellos que de manera consciente y positiva deciden apartarse de El. Ellos solos. ¿Qué es la condenación eterna si no la separación voluntaria de la presencia de Dios para siempre? Sería lo mismo que, al tenderle la mano a mi hijo después de saberlo delincuente, él decidiera no dármela, se diera la vuelta y se fuera caminando para apartarse de mi.

Como el comentarista del blog de Suso yo también, "a pesar de las manos vacías. Me fío de alguien muy bueno que me quiere demasiado".

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Orinar en La Moncloa

Con crisis o sin ella, nuestros gobernantes han decidido que en estos momentos de recesión económica se dan las circunstancias adecuadas para pegar un salto en pijería y hacer que en las dependencias oficiales de La Moncloa pueda orinarse en urinarios de lujo digitalizados, con sistema bacteriostático y dispensador de fragancias incluido. Desconozco si estos aseos futuristas son también capaces de limpiar la gotilla que cae indefectiblemente al suelo al retirar de manera rápida e imprudente el miembro miccionador, o si se esmeran incluso en la eliminación del pelo púbico -o también del cojonero- que aterriza suave y permanece desafiante en el borde del excusado. Lo que sí sabemos es que el sistema permite ser programado para evitar el malgasto del producto desinfectante, un auténtico adelanto que justifica que la factura por la instalación y mantenimiento de estos orinales digitales ascienda a 45.000 € anuales. Bien es cierto que esta cantidad no es nada cuando se compara con el montante que el presidente se gasta en sus 644 asesores: nada menos que 28,3 millones de euros.
No deja de rondarme la pregunta de cuánto costará una meada en semejantes unidades de lujo. Hagamos cálculos. Los digi-urinarios megapís se han instalado en la residencia de Rodríguez Zapatero, la Secretaría General de la Presidencia y el departamento de De la Vega. Estimemos que en los departamentos mencionados trabajan unas 65 personas diariamente de 8 de la mañana a 8 de la tarde: exactamente 12 horas. Supongamos que la gente vaya normalilla de próstata y necesite echar un pís cada dos horas y media. Eso resulta en una media de tres micciones al día en la oficina. Tres meadas x 65 personas (bueno, 66 contando al presidente) son 198 al día. Si tenemos en cuenta semanas de cinco días de trabajo y meses de cuatro semanas, alcanzamos la cantidad de 3960 al mes. Si contamos 11 meses de trabajo como media, al descontar las vacaciones de verano, las navidades y otras fiestas, tenemos una media de 43560 actos urinarios al año. Contando la visita que Rajoy le hace al presidente también al año y a dos meadas mariorajoyistas por visita -una al entrar y otra al salir- llegamos a la cifra 43562. Si ahora dividimos el precio de mantenimiento anual de los megaorinales digitales por el número medio de micciones llegamos al precio de 1 € la meada o lo que es lo mismo, 660 € por persona y año y esto, señores, me parece un precio muy alto por echar un pís en los tiempos que corren.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Una de piropos

Ya está aquí el fin de semana y para empezarlo relajados y con buen humor he aquí unos vídeos sobre piropos. El primero es de la televisión alemana y me lo he encontrado hoy en El Confidencial.



El segundo es un poco más fuerte y no apto para almas delicadas. Aviso, el vocabulario es soez y obsceno, aunque no por eso deja de ser un piropo. Yo me he partido.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Decepcionado con el Vaticano

La imagen muestra unos adolescentes siendo ahorcados en Irán por prácticas homosexuales en 2005.

El Estado Vaticano se opondrá a la propuesta de despenalización de la homosexualidad que se presentará a finales de este mes en las Naciones Unidas por parte de 27 países de la Unión Europea. El Arzobispo Celestino Migliore razona la oposición del Vaticano arguyendo que de darse dicha despenalización los países en los que no se ha aprobado el matrimonio homosexual podrían verse presionados y discriminados por dicha resolución. En Italia ya le han dado un buen varapalo en un durísimo editorial en el periódico La Stampa que califica de grotesco el razonamiento del Arzobispo. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombarda, ha defendido la postura diciendo que menos de cincuenta países se adherirán a la resolución y unos ciento cincuenta no lo harán. Teniendo en cuenta que en al menos 85 países, entre lo que se incluyen Afganistán, Irán, Arabia Saudí, Sudán y Yemen, la homosexualidad sigue siendo un delito punible incluso con la pena capital, no es de extrañar que el grueso de estos países junto con amigos y protectores sean los que se opongan a la resolución.

O sea, que el Vaticano se alinea con países extremistas islámicos que aplican unas leyes injustas que permiten el asesinato por haber practicado la homosexualidad sólo por el miedo de que, en un futuro, dicha resolución de alas a la equiparación entre las uniones homosexuales y el matrimonio heterosexual. Lombarda aduce que el posicionamiento del Vaticano es político y que la Iglesia no tiene nada contra los homosexuales como se puede encontrar en su Catecismo. Pues mire usted: no. Por muy políticos que sean sus argumentos y mucho miedo tenga de que los países que no aceptan el matrimonio homosexual sean presionados como fruto de esta resolución, usted no puede permitir que la homosexualidad sea castigada como lo está siendo ni que una sola persona más sea asesinada por ser homosexual, y se tiene que oponer positivamente a que esto siga sucediendo.

¡Señores, despierten, que el fin no justifica los medios! como tantas y tantas veces nos recuerdan sus moralistas. No se puede pretender defender el matrimonio cristiano permitiendo que personas sean asesinadas por su condición. ¿Es así como Jesús trataría este problema?. Pues sinceramente creo que no. El supuesto e hipotético peligro que pueda amenazar al matrimonio cristiano fruto de la resolución no puede ser óbice para intentar parar una salvajada de ese calibre. Creo sinceramente que el Vaticano se equivoca y esperemos que no sólo apoye la despenalización de la homosexualidad -que se trata sólo de eso, de no castigar al que sea y se comporte como homosexual- sino que proponga incluso extender la resolución a la despenalización del adulterio. Si lo piensan, dicha resolución tampoco pondría en peligro al matrimonio cristiano. Bueno, siguiendo el razonamiento de Migliore sí, porque según su éste, despenalizar el adulterio significaría automáticamente el que exista un derecho al mismo y como tal iría contra el matrimonio cristiano ya que el adulterio es como un misil dirigido a la línea de flotación de la unión marital. Pues, ¡hala, a oponerse y dejar que mujeres sigan siendo lapidadas!

Comprendo que la Iglesia denuncie y condene lo que considera pecado como hizo Jesús en su época, pero espero también que, al mismo tiempo y como Jesús hacía, perdone y proteja al pecador.

martes, 2 de diciembre de 2008

El maestro Jedi

Pues creo yo que Pepiño Blanco acaba de terminar el curso de maestro Jedi y nos intenta enseñar ahora como ha de comportarse una héroe. No tiene otra explicación. Eso de que ya vayan tres las veces que esta semana se ha enganchado a un micrófono para convencernos de que Esperanza Aguirre, de presentarse, no hubiera aprobado el examen de heroína me huele a que se ha sacado el carné de maestro Jedi. Lo que debería haber hecho esta mujer, después de parapetarse detrás de un mostrador al sentir la mascletá de disparos que se organizó, perder los zapatos en su cobarde huída, cobijarse en la cocina del hotel a la vez que escuchaba como todo explotaba a su alrededor, de atravesar pisando descalza charcos de sangre para encontrar una salida, de haber seguido instrucciones de gente encargada de su seguridad que la transportó directamente al aeropuerto que no estaba ni mucho menos bajo control ni libre de peligro, era el haberse quedado allí hasta que todos los españoles de su delegación hubiesen salido del hotel. Eso es exactamente, Pepiño, lo que según tu librillo del maestro de héroes, uno de tus aprendices debería haber hecho. Eso es también lo que, con toda seguridad, hubieras hecho tú y tu presidente o cualquier otra personalidad. Mira zascandil, primero: a nadie se le puede exigir en esta vida ser un héroe. Segundo: ni mucho menos puede exigírsele a una mujer a la que siempre, Pepiño, siempre hay que proteger, aunque sea del PP y presidenta de la comunidad de Madrid. ¿Te has olvidado de la frase “las mujeres y los niños primero”? Tercero: Pepiño, es muy fácil ver los toros desde la barrera. Cuando tú hayas pasado por una situación similar, entonces, hablas y nos das clases de heroicidad. ¡Pero si te tendrías que alegrar, tontín, de que todo haya salido así! Si Esperanza, siguiendo tus consejos, se hubiera quedado en el aeropuerto un par de días esperando a que todo se hubiera resuelto se hubiera acabado Rajoy, esa marioneta barbada, como líder de la oposición, hubiéramos tenido que encumbrar a tu aprendiz de heroína, ahora fracasada, a las cimas de los índices de popularidad y proclamarla ganadora de todas las encuestas de intención de voto. ¡Pero Pepiño, hijo, si te tendrías que alegrar! ¡Hala, a pensarlo un ratito!

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La tocahuevos

La señora Almudena Grandes es más tonta y no nace. Esta beligerante retrasada miliciana, trasnochada y tocahuevos, se dedica ahora a remover otra vez la mierda de la guerra civil con un articulito en el diario El País a raíz de la tontería de si sería conveniente la instalación o no de una placa conmemorativa de sor Maravillas en el edificio del Congreso. Se ríe y desprecia a las monjas como ya se hizo en aquel triste año de 1936 a la vez que insulta a los católicos de hoy. Esta tonta'lhaba desprecia la Ley de Amnistía del 77 porque absolvía a gente de un bando olvidando que también lo hacía con los asesinos del bando al que ella se ha apuntado con medio siglo de retraso. Esta tonta del culo no tiene –ni yo tampoco porque nací treinta años después- ni la mas pajolera idea de lo que fue la guerra civil pero se dedica a recordarnos como se sentirían las monjas, pobres monjas, en manos de jóvenes milicianos sudorosos. Eso es ser una irresponsable tocapelotas y ya demostró que lo era cuando afirmó que cada mañana fusilaría a dos o tres voces que le “sacaban de quicio”. Ahora dice que se exiliaría a Méjico, ¡Pues váyase de este país y deje a los muertos y a los vivos en paz con sus ajadas obsesiones guerra-civilistas! Hasta en su mismo diario -co-responsable de seguir echando leña al fuego dividiendo a españoles que ni siquiera vivieron esa mierda de guerra- le han contestado; y ha sido la pluma de Antonio Muñoz Molina la que ha intentado poner orden y acallar esa voz destemplada que sólo esputa rencores y resentimientos y que sigue intentando sembrar este país de antiguas deyecciones partidistas. Señora Almudena Grandes sí, váyase a México o a la puta mierda, pero déjenos de una vez en paz a los que intentamos vivir alejados de los fantasmas de nuestro triste pasado común.


ELPAIS.com
ANTONIO MUÑOZ MOLINA 25/11/2008
En su artículo del 24 de noviembre, Almudena Grandes hace lo que tal vez intente ser una broma acerca de una monja en el Madrid del comienzo de la Guerra Civil: "¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una pandilla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos?". ¿Estamos ante la repetición del viejo y querido chiste español sobre el disfrute de las monjas violadas? No hace falta imaginar lo que sintieron, en los meses atroces del principio de la guerra, millares de personas al caer en manos de pandillas de milicianos, armados y casi siempre jóvenes, aunque tal vez no siempre sudorosos.
Basta consultar a historiadores fuera de toda sospecha o -ya que nos preocupa tanto la recuperación de la memoria- recuperar el testimonio de republicanos y socialistas sin tacha que vieron con horror los crímenes que se estaban cometiendo en Madrid al amparo del colapso de la legalidad provocado por el levantamiento militar.
Ni a Manuel Azaña, ni a Indalecio Prieto, ni a Arturo Barea, ni a Julián Zugazagoitia les costó nada imaginar la tragedia de tantas personas asesinadas por esas pandillas no siempre incontroladas que preferían mostrar su coraje sembrando el terror en Madrid en vez de combatiendo al enemigo en la sierra. Casi todos ellos hicieron lo poco que podían por salvar a inocentes: a Juan Negrín no le fue nada fácil evitar que asesinaran a su propio hermano fraile. Y todos ellos sabían el daño que esos crímenes estaban haciendo internacionalmente a la justa causa de un régimen legítimo asaltado por una sublevación sanguinaria e inicua. Almudena Grandes habla de exiliarse a México: cuando leemos artículos como el suyo y como tantos otros que por un lado o por otro parecen empeñados en revivir las peores intransigencias de otros tiempos, algunas personas nos sentimos cada vez más extrañas en nuestro propio país.

jueves, 20 de noviembre de 2008

El gimnasio (III y fin)

En este gimnasio hay dos saunas y baño turco y este área es… zona mixta. A este apartado erótico-festivo accede cada poseedor del sexo contrario desde sus vestuarios, que sí se encuentran separados. Ahí nos juntamos hombres y mujeres a sudar la marrana después de haber sudado otro tanto sobre las máquinas saca-bola. No sé si en España esto de la sauna revolicá-pa’ tos juntos es normal. Aquí, en Alemania es lo más normal del mundo. Cuando aquel día volví a casa con los ojos como platos contándole a mi mujer lo que había visto me dijo que no le diera demasiada importancia, que era lo normal. Lo dicho, aquí en centro Europa el hecho de verle las milongas sentimentales a la señora que diez minutos antes has tenido al lado levantando pesas y haciendo ejercicio sobre las elípticas es de lo más normal. De hecho es fácil que se te clasifique de perverso viejo verde anticuado y retrógrado si eres de la opinión contraria. Así que me dispuse a cambiar mi esquema español y darle una colleja a mi pudor herido nada más se dispusiera a soltarme eso de que revueltos sólo los huevos y para desayunar. Aquel día, después de hacer mi programa de ejercicios y correr durante media hora enfrente de diez paneles de televisión de los cuales ocho emiten continuamente programas donde mujeres –siempre son ellas- aparecen cantando, o actuando, o vendiendo niveas, o son la carnaza en programas donde se eligen los mejores culos y las mejores tetas, siempre mostrando mucho más de lo que se atreverían a hacer delante de sus madres, me dispuse a relajarme un poco y a amortizar los cincuenta euros que pago mensualmente. La sauna estaba vacía, situación ideal para las personas como yo, llenas de complejos. Le di la vuelta a uno de los relojillos de arena que controla el tiempo de cocción y extendí mi toalla en un rinconcillo de la habitación, donde un hilo musical dejaba escuchar tonos de pajarillos exóticos que, de estar allí metidos todo ese tiempo, habrían perdido con seguridad la alegría que reflejaban sus trinos, convertidos éstos en estertores agónicos a los cinco minutos de ese antinatural baño de calor. A los cinco minutos entraron dos armarios alemanes, blancos como la leche y se sentaron al otro lado. Y a los diez apareció la sujeta. Entró despelotá, pornográfica, con las cantimploras bailándole de un lado a otro y destilando una seguridad en si misma envidiable. Nos saludó a todos, avivó los vapores que emanaban las piedras y… se sentó a mi lado. Tengo que decir que los más de ochenta grados, los agobios agónicos que le entran a uno y la tenue iluminación de la sauna evitaron que otros pajarillos aparte de los digitales -que continuaban con sus trinos, insensibles al calor- se pusieran tontos y dieran el cante. No, es absolutamente imposible, te lo digo yo. Es que, a esas temperaturas te da igual que fuera la mismísima Heidi Klum la que se sentara a tu vera y te guiñara un ojo. Bueno, a ésta siempre la acompaña un negraco de espanto o sea, que te quedarías igual de impasible por si acaso. A lo que iba, al poco tiempo, y antes de que el reloj me marcara los quince minutos de rigor, salí como un poseso buscando una bocanada de aire fresco y la ducha. Los alemanes detrás de mí. Y eso de que aquí todo el mundo está acostumbrado al destape mixto nada de nada. El que una jamelga te muestre sus poderíos y tú te muevas retrocediendo escondiendo tus defectos no es normal ni siquiera en Alemania, lo sé porque ya en la ducha, los armarios made in Germany, se dedicaron todo el tiempo a comentar como perversos viejos verdes anticuados y retrógrados lo que nuestros ojos habían contemplado entre trinos de pájaros de metal a más de ochenta grados Celsius de temperatura.

La foto es broma, el caso real y se puede encontrar en intenné. Un tío se metió a la sauna antes de irse a la cama pero depués de haberse bebido casi medio litro de coñac francés. El tipo explotó y se incendió con el resultado trágico de muerte. Muerte en la sauna. ¡Es que hay gente que no tiene cabeza pa´na!

miércoles, 19 de noviembre de 2008

El gimnasio (II)

Como contaba hace unos pocos días estoy apuntado y me he convertido en visitador asiduo de un gimnasio. El precio es de unos cincuenta euros al mes pero, a parte de las máquinas saca-bolas y de ejercicios cardio, también hay una sala de Wellness –como se dice aquí en Alemania-, o SPA, con un baño turco, dos saunas y una sala de relajación. La verdad es que después de casi mes y medio he conseguido bajar cuatro kilos a base de sudar en las elípticas y de pegarme carreras sobre la cinta de correr. Lo de la cinta de correr tuvo su intríngulis. Al principio no estaba previsto por mi entrenadora (porque tengo entrenadora en vez de entrenador) el que la utilizara, pero con el tiempo he ido soltándome y me gusta probar esta máquina o aquella así que un día después de haber observado a los correcaminos que se hacen distancias monstruosas sin moverse del sitio, decidí llegado el momento de atreverme con la cinta. En mi gimnasio hay una sala común plagada de televisiones y animada con hilo musical donde se encuentra la mayoría de los aparatos; pero también tiene una mini sala donde se puede hacer lo mismo pero si el chunchunchun de la música de fondo y sin que te bailen los ojos de monitor a monitor entre los diez que hay instalados en fila delante de las máquinas de ejercicios cardio. Elegí ese lugar para iniciarme en el arte de correr sin moverme del sitio. Elegí este sitio porque me daba vergüenza el empezar a probar una máquina que tiene más botones y lucecitas que la cabina de un Boeing 737 enfrente de una retahíla de expertos y, sobre todo, de expertas que estarían fijándose en cada uno de mis movimientos. Pero lo que de verdad me aterrorizaba, lo que me producía un espanto indescriptible y ni siquiera me atrevía a imaginar era la situación en la que justo después de activar la dichosa máquina y empezara ésta a aumentar su velocidad de manera gradual bajo mis pies, perdiera el control sobre la misma y acabara enganchándome con los brazos de cualquier modo al tablero de mandos intentando recuperar el control sobre mis piernas que se habrían visto sorprendidas por un suelo que habría cobrado vida de repente y al que no estaban, pobres, en ningún modo acostumbradas. Me acojonaba, sí, me acojonaba el montar una escenita tipo Jerry Lewis encima de la dichosa cinta. Gracias a Dios todo acabó bien y pude de manera gradual acostumbrarme a correr sin moverme del sitio. La verdad es que, al principio, es una sensación extraña ya que el cerebro está acostumbrado a registrar que las cosas van desapareciendo a derecha e izquierda de nosotros conforme vamos avanzando. Pero aquí no, una vez sobre la cinta nada desaparece, si acaso aparecen, aparecen aquellos y aquellas (¡ay, aquellas!) que al pasar junto a ti se fijan en el nivel al que has configurado la cinta y cuanto tiempo llevas dando saltitos sobre ella para darse cuenta de que, tras cinco minutos de “correr-sin-correr-pero-engañando-a-mi-cuerpo-haciendo-como-si-corro”, se escuchan más resoplidos y jadeos que si hubiera intentado jugar un partido de fútbol después de fumarme una cajetilla de tabaco. Por cierto, ¿sabíais que Cruyff fumaba Camel sin filtro en el descanso de los partidos de fútbol cuando estaba en el Barcelona?
A lo que iba, al final me acostumbré a la cinta y mi cerebro también. Ya no me mareo al acabar mi tiempo de jogging estático y, tengo que decir, que he conseguido superar uno más de mis complejos y ya me atrevo a correr en la sala común enfrente de todos esos monitores de televisión que nos machacan continuamente con mierda publicitaria y, sobre todo, nos obsesionan para que sigamos perseverantes en nuestro culto al cuerpo. Pero de esto ya hablaremos mañana, si tengo tiempo.

viernes, 14 de noviembre de 2008

El gimnasio (I)

Me he apuntado a un gimnasio. Al finalizar el verano y con unos kilillos de más recordé los días en los que frecuentaba uno del tipo recuperación y rehabilitación médica y que me ayudó a mantener la figura y sobrellevar un problemilla de espalda. Este año me he buscado otro donde también se puede hacer ejercicios aeróbicos y además tiene baño turco y sauna. Pero este es distinto, muy distinto. Así como en mi antiguo y aburrido gimnasio sólo había personas mayores y algún que otro joven un poco escoñao como yo mismo, en el nuevo “super-fitness-saca-bola” he descubierto un mundo. El mundo del culto al cuerpo. Y hay pa’contar y no acabar.
Uno (bueno, yo) entra allí el primer día con el típico miedo a lo desconocido y al cruzar la puerta te das cuenta de que te cuelgan del cuello carteles donde con letras gordas están escritos todos lo complejos que se han ido acumulando durante años en relación con tu cuerpo. Te parece que todo el mundo los lee y los memoriza mientras que no cesan de darle a la máquina de bíceps o de correr sobre la cinta. Y tú que te crees mirado y observado aunque, de hecho, nadie ha reparado en tu presencia, te arrugas y empiezas a hacer tus ejercicios despacio, sabiéndolos vanos. Uno no se fija en los que son como él, que hay muchos. Uno se fija en las carencias propias y lo hace sobre todo cuando ve las ganancias de los demás. Y en mi gimnasio hay mucha ganancia. Se ven tíos que parecen haber nacido en un banco de abdominales y que nada más nacer, y antes de pedir teta, se habrían trabajado el abdomen hasta dejarlo como una pastilla de chocolate. Hay otros que, usando todavía pañales y en un descuido de la madre, se engancharon a la máquina de musculación de bíceps y no han parado desde entonces. La gran mayoría son poseedores de una cinturilla trabajada tipo Madelman y una espalda mas ancha que la cara de los que se dedicaron en este país a negar la crisis durante tanto tiempo. Y lo peor no es eso. Lo peor es cuando quien te mira es una “ella”. “Ella” que, con permiso de mi mujer que también me lee, parece haber volado desde el Olimpo de las Bollicaus y aterrizado en unas elípticas justo enfrente de ti. Y tú en ese momento no te has dado cuenta y has empezado a usar una máquina que Mister Proper utilizó antes y había configurado para levantar una vaca y ves que no puedes, que no, lo intentas resoplando pero no puedes. Y “ella” que observa como tienes que abandonar y cambiar de pesas de manera que cualquier niño podría manejarlas ahora. Y encima hace una mueca, y te dedica una media sonrisa burlona mientras sigue subiendo y bajando en las elípticas sus caderas perfectas. Luego están los especímenes que se pasan minutos enteros entre aparato y aparato mirándose en el espejo observando el crecimiento milimétrico y diario de sus queridos y ansiados musculillos. ¡Y no sienten ningún tipo de vergüenza! Eso sí es tener confianza en uno mismo. Yo, por supuesto, en camiseta de mangas normales, ellos con camiseta sin mangas, para que se vea más. Ahora me voy al gimnasio, pero continuará…

jueves, 30 de octubre de 2008

Pérez Reverte, repartidor de caña educacional

Hoy os presento un artículo de Arturo Pérez Reverte publicado en XL-Semanal, me lo ha mandado mi cuñado Ricardo. Lo copio aquí porque, aunque Pérez Reverte no sea santo de mi devoción, me ha parecido interesante. ¿Opiniones?

"Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros -aquí matizaré ministros y ministras- de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera.
No quiero que acabe el mes sin mentaros -el tuteo es deliberado- a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.
Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana -que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural-, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña.
Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.
Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente -recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española-. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos» Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p'alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo. Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil, que un malvado."
Y como complemento, un video donde se ve a la ministra de HEDUCACION recogiendo su cartera:

miércoles, 29 de octubre de 2008

Estrés e indignación

Estas semanas de principio de curso estoy un pelín agobiado con el trabajo y me costará un poco el poder escribir regularmente en Amarillo limón. Espero que escampe pronto.


Pero no me resisto a contaros que el pasado lunes, islamistas somalíes lapidaron hasta la muerte a una mujer por adulterio. Hace dos mil años un hecho similar fue impedido por un pobre artesano de Nazaret con una simple reflexión. Espero que nuestro gobierno, dentro del marco de la alianza de civilizaciones, se sume también a las condenas de estas salvajadas que se siguen produciendo en algunos países islámicos. La foto que os muestro es muy fuerte, pero creo que ayuda a hacerse una idea del asunto y a no pensar o teorizar en abstracto.

Preparación para una lapidación en Irán

Poema La Pena De Muerte


Fui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la ley y a la vista de mis hijos.

Me arrojaron a los leones por profesar una religión diferente a la del Estado.

Fui condenada a la hoguera, culpable de tener tratos con el demonio encarnado en mi pobre cuzco negro, y por ser portadora de un lunar en la espalda, estigma demoníaco.

Fui descuartizado por rebelarme contra la autoridad colonial.

Fui condenado a la horca por encabezar una rebelión de siervos hambrientos. Mi señor era el brazo de la Justicia.

Fui quemado vivo por sostener teorías heréticas, merced a un contubernio católico-protestante.

Fui enviada a la guillotina porque mis Camaradas revolucionarios consideraron aberrante que propusiera incluir los Derechos de la Mujer entre los Derechos del Hombre.

Me fusilaron en medio de la pampa, a causa de una interna de unitarios.

Me fusilaron encinta, junto con mi amante sacerdote, a causa de una interna de federales.

Me suicidaron por escribir poesía burguesa y decadente.

Fui enviado a la silla eléctrica a los veinte años de mi edad, sin tiempo de arrepentirme o convertirme en un hombre de bien, como suele decirse de los embriones en el claustro materno.

Me arrearon a la cámara de gas por pertenecer a un pueblo distinto al de los verdugos.

Me condenaron de facto por imprimir libelos subversivos, arrojándome semivivo a una fosa común.

A lo largo de la historia, hombres doctos o brutales supieron con certeza qué delito merecía la pena capital.

Siempre supieron que yo, no otro, era el culpable.

Jamás dudaron de que el castigo era ejemplar.

Cada vez que se alude a este escarmiento la Humanidad retrocede en cuatro patas.


María Elena Walsh

viernes, 17 de octubre de 2008

Batiburrillo apestoso

Hoy tengo sólo un par de opiniones que compartir con vosotros, son sólo algunos flashes que, desde mi punto de vista, reflejan concisamente la salud política y social de estos momentos y que me hacen reflexionar de nuevo.

Primero, el auto del juez superestrella Garzón contra Franco. Este tipo se las da de mesías y ahora se dedica a remover mierda, aunque sólo la de un lado, para provocar al personal y resucitar las rencillas de nuestros antepasados. Ahora ha pedido el certificado de defunción de Franco, Mola y Queipo de Llano para asegurarse de que están muertos, ¡olé tus güevos!, y que quede extinguida la responsibilidad penal por defunción. Argumenta Garzón que (y copio de un artículo de internet) “cualquier otra oleada de asesinatos, torturas o desapariciones forzadas cometidas por el otro bando (en concreto por el Frente Popular) no supone una insurrección contra el Gobierno de la nación y, por tanto, no es asunto que incumba a la Audiencia. Aquí entra, según Garzón "el supuesto crimen de Paracuellos del Jarama" que no fue planeado "contra instituciones legalmente establecidas o Altos Organismos del Estado". Es decir, que los asesinatos perpetrados en nombre de los que estaban en el poder antes del 18 de julio no son crímenes contra la humanidad por miles que sean y, desde luego, no son asunto de la Audiencia Nacional”. Tampoco los asesinatos, las persecuciones y la torturas de miles de españoles durante la guerra civil por parte del bando republicano son considerados delito contra la humanidad. Sólo son judicialmente perseguibles, según esta garcilla bueyera, aquellas atrocidades cometidas por un bando. ¡Acojonante!

Por otro lado, olvida nuestra judicial ave (que tiene más de pato que de garza) que los delitos a los que se refiere, los cometidos por los dos bandos, han prescrito al aplicarse la Ley de Amnistía de 1977. Y esto es lo que sostiene la Fiscalía para intentar solucionar este nuevo desaguisado del juez estrella. ¿Pero sabéis lo que acaba de hacer este sujeto? Ha convertido la investigación en sumario, para que el recurso de la Fiscalía tengan que se presentado directamente a él y poder así seguir adelante con su insensatez. Este impresentable ha olvidado lo mucho que costó la transición y el conseguir que los españoles de los dos bandos volvieran a darse la mano, y ahora viene con que si habría que juzgar a este o a aquel. Este tío, o es idiota o es un irresponsable, y parece mentira que todavía se mantenga en el cargo y nadie haga nada para frenar a un tipo que está poniendo en ridículo el papel de la justicia en este país.

Aquí se puede escuchar el editorial de C. Vidal donde explica el esperpéntico auto de Garzón. No estoy de acuerdo con todo lo que dice pero es un buen resumen.



Deduzco que a Garzón le gusta remover la mierda que debería estar ya aposentada y más que sedimentada, pero no consigo saber si es por fastidiar a los de derechas (aunque no compartan ni tengan nada que ver con los crímenes del pasado), por añadir algunos centímetros a la estatura de su ego, por dorarle la píldora a Zapatero, o por demostrar a este gobierno que él sí tiene cojones y es más de izquierdas que la Pasionaria y Carrillo juntos, a los que no va a juzgar porque sus delitos sí han prescrito, aunque alguno sí viva todavía.

Pero ya que hablamos de remover mierda, he aquí una nueva “obra de arte” que será vendida por unos quince millones de euros. Es del artista chino Liu Weie, expuesta y publicitada por el galerista Charles Saatchi, el que descubrió al también famoso artista disecador Damien Hirst. Todos ellos se están haciendo de oro con este tipo de “arte”.


Por otro lado, ayer oí en el telediario que unos 10.000 niños mueren de hambre diariamente y que con sólo mil quinientos millones de euros se podría evitar esas muertes. Recordemos el capital que nuestro gobierno ha acordado inyectar a nuestro mercado financiero: cien mil millones de euros. Alemania ha aprobado la suma de quinientos mil millones de euros para respaldar a los bancos. Y ya no cuento más porque es fin de semana y no me quiero ir a casa cabreado.

martes, 14 de octubre de 2008

Hoy no

Hoy no tengo tiempo, ni ayer, ni probablemente lo tendré mañana. Tampoco me apetece escribir. Y no creas que no lo siento, porque es una de las cosas que más me gusta hacer. Pero no tengo tiempo y además estoy un poco triste. Mis razones tengo, no las voy a compartir y no necesito a nadie que me compadezca. Todo el mundo se pone triste de vez en cuando, ¿no?

Me siento, a veces, triste
como una tarde del otoño viejo;
de saudades sin nombre,
de penas melancólicas tan lleno...
Mi pensamiento, entonces,
vaga junto a las tumbas de los muertos
y en torno a los cipreses y a los sauces
que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía... Historias
que tienen casi blancos mis cabellos

Manuel Machado

viernes, 10 de octubre de 2008

Derecho a vivir

EL TEXTO LO HE COPIADO DE LA PAGINA WEB ANUNCIADA AQUI:

Consciente de que el Gobierno quiere imponer el mayor atentado contra la vida y la salud de las embarazadas (el aborto totalmente libre), acabo de unirme al movimiento "Derecho a vivir". ¿Por qué no te unes tú también? Puedes hacerlo desde:
http://www.derechoavivir.org/
Te llevará menos de un minuto.

El éxito de esta campaña depende esencialmente de la cantidad de personas que participemos en la movilización. Cientos de miles de ciudadanos seremos capaces de hacer llegar nuestro mensaje a una buena parte de la sociedad española, aunque el gobierno intente acallarnos. Por eso, es esencial que te unas al movimiento "Derecho a vivir", si puedes, ahora mismo.

En http://www.derechoavivir.org/ podrás disfrutar, a lo largo de los próximos meses, de vídeos de mucha calidad que muestran la realidad de la propuesta del Gobierno. Porque estoy convencido de que el Gobierno tendrá que retirar su proyecto de aborto libre (o modificarlo sustancialmente) si se encuentra en frente con una respuesta social como la que estamos tratando de articular.

Recuerda: haz posible que no salga la ley del aborto libre en España. Entre todos, podemos parar la apisonadora de la muerte. Firma AHORA desde:

jueves, 9 de octubre de 2008

La crisis económica

Ya todo el mundo lo admite. Incluso Zapatero y su gobierno no pueden ocultarlo más. Ha pedido que confiemos en él sin decirnos que va a hacer con todo ese dinero que quiere inyectar al sistema económico de nuestro país. ¿Pero alguien entiende lo que está pasando?
Os presento dos excelentes explicaciones sobre la crisis económica. La primera en clave de humor pero muy exacta. Hay encontraréis lo que está sucediendo y a quién le va a dar el dinero Zapatero. La segunda la del Profesor Leopoldo Abadía que se ha hecho famoso por su explicación "La crisis Ninja".



Aquí un análisis más serio -pero también divertido- del problema:

lunes, 6 de octubre de 2008

Esto sí es amor

No me gustan las cursiladas, ni la utilización de argumentos de corazón para defender determinados ideales. Pero no he podido resisitir este video. Me lo ha mandado un cuñado mío y, la verdad, se te ponen los pelos como escarpias al comprobar lo que hace el verdadero amor humano y no precisamente el erótico-festivo, sino el de una mujer que, sin realmente ser madre de esta criatura, destila amor maternal y a borbotones por todos lo poros de su cuerpo. ¡Tremendo­!

martes, 30 de septiembre de 2008

El muro

La últimas semanas me las he pasado, día sí día no, trabajando de albañil. Tenía que construir unos doce metros de muro de contención y en pendiente para evitar que el terreno de mi vecino se nos viniera encima. He aprendido un montón, he sudado otro tanto y hoy me duele desde la planta de los pies hasta la calva. Yo pensaba que esto de trabajar con el cuerpo era cuestión de poner en marcha los músculos un poco más de lo que hacemos habitualmente. Pero no. Me he transportado en carretilla más de 4 toneladas de hormigón, me he echado a los hombros sacos y acarreado cienes y cienes de kilos de cemento. He tenido que cavar para hacer los cimientos y transportar la tierra otra vez en carretilla. Y me he quedado hecho una mierda. Soy un científico que se pasa la mayor parte del día delante de un ordenador y lo que más desarrollado tengo son los músculos de los dedos, también por tocar el piano en mis ratos libres, la mano que usa el ratón y alguna que otra neurona, aunque no muchas. Pero estoy satisfecho: hemos terminado y lo he hecho yo. Al comenzar pensaba en las licencias que se toman los currantes cuando le silban a alguna buena jamelga al pasar. Pero ahora lo comprendo, es necesario, necesitas pensar que estás vivo, que puedes, y si no puedes, pensar en otra cosa mientras curras. Las mozas son una buena distracción. Yo me froté las manos al comienzo (con permiso de mi mujer), pensando que podría disfrutar de esas libertades como buen albañil y esperaba con ansia el momento de, junto con mi compañero -un paleta auténtico-, empezar a soltar piropos a diestra y siniestra. Pronto me di cuenta de que, primero, estábamos en Alemania y que antes de comprobar si la muchacha merecía la pena ya te habrían denunciado y, segundo, que mi casa se encuentra en el campo, cerca del bosque, alejada de la ciudad y por tanto de esas rubias que, a sabiendas, se contornean un poco más cuando pasan por debajo de algún andamio. Yo sólo pude decirle buenos días a mi vecina de 70 años (fumadora empedernida) y llamar la atención de alguna corza (de las de verdad) que se aproximó entre los arbustos curiosa, debido los resoplidos y las quejas de dolor inusuales y agónicas que se escuchaban salir de mi parcela.


miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Quién puede entenderlo?

Feto de 24 semanas


La Generalidad de Cataluña ha pedido que las mujeres puedan abortar libremente hasta los seis meses de gestación.

A las 24 semanas (seis meses) su tamaño es de 32 centímetros desde la cabeza a los pies como media y su peso de unos 750 gramos. Empieza a realizar movimientos de succión y a percibir los sonidos del interior (movimiento de vísceras) y del exterior (voces).

Así es un niño de 23 semanas:



Y se han dado muchísimos casos de bebes nacidos antes de las 23 semanas y que han sido viables gracias al esfuerzo de la medicina como el pequeño de esta foto.

No hace falta contar más, ni debatir si hay vida o no, o si el feto siente o si es persona. Hay que ser o un malvado, o un idiota o un auténtico gilipollas para no querer aceptar la evidencia. Habiendo visto esto ¿cómo es posible que en nuestro país se esté planteando el aborto hasta los seis meses? El idiota, el que no piensa, el que sigue los dictados de los tópicos, no puede ver o no quiere aceptar por prejuicios ideológicos que desde la concepción el nuevo ser es distinto a la madre y no un trozo o apéndice de ella. Vale, puedo llegar a comprender que alguien, por falta de cerebro, no considere a un feto de un mes como un ser vivo. La inteligencia, por desgracia, no es un don del que todo el mundo pueda presumir. Pero espero que, por lo menos, sean capaces de oponerse a esta carnicería que sobrevuela ya el futuro próximo de nuestro país.

martes, 16 de septiembre de 2008

El becerro dorado


Empiezo la temporada comentando una noticia que me ha escandalizado. En la noche de ayer se subastó en Sotheby's una colección de obras por un valor de 85 millones de euros. Las obras subastadas no eran precisamente pinturas de artistas famosos, ni se trataba de cuadros antiguos, esculturas milenarias o de libros incunables. Se subastó una colección de obras del artista Damien Hirst, famoso por sus disecaciones en formol de cadáveres de animales. Por el “becerro dorado” -una vaca metida en formol con una corona de oro y con las pezuñas y los cuernos pintados con oro de 18 quilates- alguien ha pagado la friolera de ¡13 millones de euros!
Pienso en la cantidad de gente en este mundo que habría dado media vida por hincarle el diente a esa vaca o poder darle un trozo a su hijo hambriento. Ahora la vaca estará en algún salón del mundo y un millonario se sentirá satisfecho de haberse podido permitir el capricho. ¡85 millones de euros! ¡Cuántas bocas podrían haberse saciado con esta cantidad de dinero!

lunes, 15 de septiembre de 2008

Lo malo de tener un blog

es que hay que escribir con frecuencia y si no se hace, pues que se queda como un poco huérfano el pobre. Estos días han sido de vacaciones y de congresos y no ha habido tiempo para escribir nada. Pero espero recuperar las palabras opiniones e ideas perdidas y las iré ofreciendo poco a poco. Lo prometo, aunque de momento me siento más vago que el tío este paseando a su perro.






miércoles, 13 de agosto de 2008

Reencuentro

Ha sido un encuentro agradable, planeado y muy esperado. Después de haber estudiado hasta 8° de E.G.B. juntos y de casi treinta años sin vernos, este verano nos volvimos a encontrar mi viejo amigo Pedro y yo en Ratisbona. Y lo celebramos con un par de Weizen (y no sólo dos, que algunas más cayeron).

domingo, 3 de agosto de 2008

El faro


Está sentado delante de mí, mirándome fijamente pero sin verme. Un mechón de su cabello cano le descansa sobre la frente. La boca cerrada, el mentón rígido y fuerte, enseñándome ese hoyuelo descarado y joven con el que tantas veces me ha dirigido guiños inconscientes. Los brazos le reposan paralelos sobre su sillón de lecturas preferido. Estoy sentada frente a él y mientras descanso mi pluma, le contemplo admirada y le mando mensajes telepáticos que comprende, estoy segura, aunque no me conteste. No pude acabarse así, de golpe, ese entendimiento mutuo del que estamos tan orgullosos. Cuando me comunicaron el diagnóstico, hace ahora año y medio, no lo acepté y sigo sin hacerlo. Me dijeron que esta enfermedad tenía un lado bueno: a partir de un determinado momento el paciente no se da cuenta de su situación y, según dicen, eso evita padecimientos. Los únicos que sufren son los familiares que ven al enfermo consumirse lentamente, sin advertirlo. Pero yo creo que se equivocan. No es posible que el intelecto de un hombre como el de mi marido se haya apagado de manera tan simple. Puede que haya decidido no comunicarse con el mundo que le rodea, o que esté sumido en un proceso mental que requiere toda su atención y que sea causante de su catalepsia. Ni siquiera creo que el diagnóstico sea del todo correcto. Al fin y al cabo, no es posible hoy en día la diagnosis segura de esta enfermedad sin un análisis post mortem. Por cierto, los amigos y el resto de la familia así lo consideran ya: muerto. Cuando me ven por la calle me saludan deprisa, con una sonrisa estúpida de conmiseración; jamás me preguntan por él porque saben que no hay remedio, y si lo hacen es para acercarse como buitres, dispuestos a lanzarse sobre la carroña de mi cuerpo cansado que todavía les parece apetecible. Pero él sigue ahí, con la vista fija, respirando pausadamente, en su mundo, como si ya nada le pudiese alterar.

El día en que dejó de comunicarse verbalmente nos encontrábamos en nuestra residencia del faro, a treinta metros de altura y rodeados de mar. Esa fue la última vez que me dirigió la palabra, antes de volver su cabeza y mirar para siempre hacia el horizonte marino. Probablemente aún tenga esa visión presente y no quiera evitarla o no pueda. Sabe que estoy escribiendo sobre él y por qué, y creo adivinar un brillo especial en sus ojos cuando me detengo a contemplarle para intentar describir mejor sus facciones. Al recorrer su rostro con mi mirada recuerdo tantos sufrimientos y alegrías compartidas y me parece mentira el tiempo que ha pasado desde el día que lo vi por primera vez. Me he sentado delante de estas cuartillas para reflexionar, para hacerme una pregunta que ya me formularon en su día pero que contestaré de nuevo hoy y que a partir de ahora tendrá como testigos a todos aquellos que las lean:

¡Sí, quiero! y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas y ahora en la enfermedad, y amarte y respetarle todos y cada uno de los días de mi vida.

Jose A.

viernes, 1 de agosto de 2008

A la conquista de China

En estas Olimpiadas vamos a por ellos, como hemos hecho este año ya tantas veces. De momento ya tenemos algún aliado dentro para animarnos.

jueves, 31 de julio de 2008

Y la última vez (de momento) sobre el tema


Despué de tanta discusión en el blog del P. Fortea, ha aparecido el testimonio de una persona que estuvo poseída y es ayudante de varios exorcistas. No es el único que escribe allí que dice haberlo estado aunque algunos, por lo que dicen y como lo dicen, me parece que tienen más problemas sicológicos que de posesión. Os presento el testimonio de una persona con el nick de Flamesword y que merece la pena leer aunque que te pone los pelos de punta. Como el testimonio es público lo copio aquí. Voy a ir dejando de hablar de este tema en el blog porque tengo que reconocer que me empieza a dar yuyu. Ahí va:

"Queridos hermanos:

Tengo que reconocer que ayer fui injusto. No porque no esté seguro de lo que escribí, sino porque negué al Padre la posibilidad de defenderse. Lo que a continuación os cuento es posible que os sorprenda, incluso que me neguéis la credibilidad en mis opiniones por loco, pero criticar con impunidad no es mi deseo, en primer lugar porque aunque esté seguro de lo que dije y lo mantengo, reconozco que no puedo conocer todas la variables y me puedo equivocar, aunque esté seguro de que lo que afirmé, es la verdad a mis ojos.
Lo que he dicho es por Mt 18, 15-17
en cuanto a la corrección fraterna. Por supuesto acepto toda corrección que me quieran hacer y por mi parte el Padre Fortea puede contar lo que le parezca oportuno de "mis" cosas, las cuales intentaré resumir a continuación:

Como afirma Margalida uno que anda en la noche y sin pisar la Iglesia no se puede convertir de repente sin que le pase "algo".

La verdad es que en toda la vida apenas he tenido momentos de paz.

Desde que nací convivo con una enfermedad de la piel que va y viene y por más médicos a los que he acudido, nadie ha sabido explicar y mucho menos curar.
Luego ha sido todo muy difícil en estudios, amores, relaciones familiares, en fin, en casi todos los órdenes de la vida.

En octubre de 2006 estaba muy atormentado por estas cosas y como he dicho viviendo una vida "aparentemente normal" me puse de rodillas y pedí a Dios que me librara de todo, que por qué me había tocado a mi todo eso. Eso fue un viernes. El domingo tuve una comida familiar a la que asistió un familiar mío sacerdote, que me llamó a solas asegurándome que había tenido una luz del Señor en la que se le desvelaba que toda mi vida de continuas desgracias, era muy posible que se debieran a la acción especial de un demonio y que deberíamos realizar una oración de prueba, para confirmar o descartar esa posibilidad.

Llegamos a una capilla fría y en penumbra en la que algo me decía que no entrara, que allí había una secta o algo peor. Me sobrepuse por respeto a mi familiar y entré. Vi a un sacerdote ensotanado y le saludé correctamente (me sentía como un toro recién salido a la plaza, mirando todo y calibrando lo potencialmente agresivo hacia mi persona). Me recibió seriamente y tras unas breves recomendaciones, comenzó a orar. A los pocos minutos comencé a sentir como si llevara una máscara puesta y una tensión en los brazos que intentaba dominar y no podía, además de un odio furibundo contra esa persona. Me dominé y les indiqué estas sensaciones, momento en el que se dirigió a una supuesta entidad ajena a mi persona, conminándola en el nombre de Jesús a que se manifestara. Algo dentro de mi conciencia se resistía y yo no quería intervenir, les dejaba que hicieran su trabajo, hasta que a los pocos minutos brotó de mi garganta una risa maligna, la de alguien que había estado haciendo el mal impunemente y había sido descubierto. Intenté callar pero no podía, así que me dediqué a escuchar como un espectador con los ojos cerrados, la breve conversación que se mantenía, hasta que en un momento el Padre Fortea empezó a hablarme en latín. Yo todo el latín que sabía lo había estudiado en 2º de B.U.P. hacía más de 15 años, pero lo entendía todo. Me dijo en latín que le mirara a los ojos, me resistí, pero al poco me encontraba taladrando las pupilas del Padre con un odio como no he sentido en mi vida y las cuales veía como si me hubieran puesto unas gafas de color rojo. Se rezaron unas pocas oraciones más y acabó la sesión con el evidente diagnóstico. Posesión.

De camino a casa estaba dando sentido a mi vida, explicándome tantas cosas...
Casi no oía a mi familiar comentarme que tenía que cambiar de vida, confesarme, volver a los sacramentos y a la oración y acordar la siguiente cita.

En verdad ,más que asustado me sentía aliviado, pues creía que algunos nacen con estrella y yo había nacido estrellado para el resto de mi vida y veía la posibilidad de tener "algo" de suerte cuando la pesadilla acabara.

Entonces fueron pasando los meses de oraciones y cada vez me ponía más en el Señor, volví a los sacramentos y me hice de la renovación carismática.

Participaba en los exorcismos un grupo de laicos, mi familiar llevaba las sesiones por orden del obispo y el padre Fortea participaba cuando podía.
La verdad no es plato de gusto. Lo bueno es que el Señor permite que sea consciente en todo momento y he aprendido mucho, gracias al ansia de saber que ha sido constante en mi vida, por lo que elegí una carrera de ciencias. He grabado unas cuantas sesiones y la verdad sorprende escucharte a ti mismo con una voz que no es la tuya profiriendo disparates, así que Armandito, de verdad sé un poco de qué estoy hablando.

Ni qué decir tiene que estas cosas te dan una fe que se te sale por la orejas y si realmente el Espíritu Santo te da espíritu de revelación, te das cuenta de que eres un privilegiado, observas cómo Dios trabaja en tu espíritu (en cada exorcismo hay una efusión del Espíritu Santo); aceptando la voluntad de Dios comprendes que el sufrimiento merece la pena en Jesucristo, y Dios te permite no sólo ver, sino sentir el "otro barrio" y ves las manos del alfarero trabajando tu barro (lo peor es que hay que pasar por el horno para terminar el vaso, pero como le dije al Señor: Si quieres hacer tu vaso, vale, pero píntalo bonito). Somos testigos de tantas maravillas, que merece la pena pasar por esto. Se da tanta gloria a Dios, que la capilla es un pedazo del cielo en la tierra. Se te quitan los miedos a todo, aunque cruja la capilla, se nos inunde, se vaya la luz, o lo que sea.
Y diréis ¿Y por qué te pasó esto?

El enemigo obligado por el Señor tuvo que reconocer que entró porque una persona (de la que todavía somos íntimos en la familia) echó una maldición a mis padres el día de la boda, pues quería casarse con mi padre y no pudo). Pero ya la he perdonado.

Para Ferrán: El Señor permitió ese mal en mi persona, para obtener un gran bien, que consiste en que haya conocido personalmente a Jesucristo y tenga comunión en sus padecimientos y en su gloria, pues el Señor a través de Su Espíritu me permite tener una inmensidad de carismas como el hablar lenguas, el discernimiento de espíritus, la espada espiritual (de la que saco el "nick"), manifestación de espíritus, profecía, palabras de conocimiento, carisma de sanaciones (este está empezando, pero el Señor ha querido curar a unas pocas personas por mi humilde imposición de manos), palabra exorcística ( que la sola escucha por parte de un demonio lo pone en fuga y más si la pronuncia un exorcista), interpretación de lenguas (aunque sólo he podido interpretar unas 30 palabras), algunas visiones de los demonios o de los ángeles, y otros no tan evidentes y todos están puestos al servicio de la comunidad para ayudar a otros que tienen estos problemas.

El Espíritu me instruye en sus dones (que todos tenemos por el bautismo): Fortaleza (para aguantar el tema),Piedad (para que me gusten las cosas de Dios), Temor de Dios (porque ves que las cosas del demonio no sirven para nada y no quieres condenarte), Consejo (para ayudar a otros), Ciencia( para llegar a Dios desde las cosas de este mundo, Sabiduría ( para ver las cosas de este mundo con los ojos de Dios) , Inteligencia (para conocer las cosas desde sus últimas causas)y muchos de los frutos : Paz, gozo, alegría,....

Y en el otro lado del plato, aguantar grandes tentaciones, venganzas del enemigo, desprecios, calumnias, hechos preternaturales en casa (como el día en que entraron en casa un montón de moscardones gordísimos (tengo fotos del móvil) y se pusieron en el techo sin moverse y mis amigos se fueron echando humo gritando: ¡Beelzebul, Beelzebul!)
y otras cosas que es un tostón comentar.

Pero como dice san Pablo: considero todas estas cosas como basura ante el conocimiento de Jesucristo.

El Señor me pide que de este testimonio. Él sabrá por qué.

El problema que os he comentado estos días es que nuestra querida Marta y sus acompañantes deciden cuáles de estos dones son de Dios y cuáles no (cuando supuestamente ella está peor que yo) y sin escuchar a los sacerdotes. Ha venido también un par de veces a rezar por mí y si quisiera venir más no tendría problema.

También ha convencido a Fortea de que no debo rezar por la gente; el otro sacerdote me pide constantemente que vaya porque se hacen grandes progresos cuando el Señor nos da luz.
Recuerdo una vez que estaba Fortea orando por varios casos y el preguntó a un joven qué había sentido cuando le impuse las manos y el chaval dijo que se sentía mucho mejor.

Con Marta se graban (o se grababan) todas las sesiones y en la que recé por ella según contaron, salieron 43 demonios, pero vi un árbol hecho con cadenas que ya no le gustó y no volví más, de eso hace un año y pico, casi dos años , si mal no recuerdo.

Reconozco que Satanás se puede vestir de ángel de luz y utilizarme para hacer daño, pero los sacerdotes exorcistas tienen el poder de reprimirlo en el Nombre Santísimo de Jesús y en mi caso, que yo recuerde, ninguna persona ha referido que se siente peor u objetivamente se ha visto empeorar el caso y varios miembros de mi comunidad me piden que rece por ellos incluso por sus hijos pequeños con sorprendentes resultados.

Bueno, pues ya me he quedado a gusto; y con mucho idem, si el Padre lo permite en este blog contestaré a las dudas que sean razonables.
Como dije ayer, el exorcista debe guardar el secreto de confesión, pero por mi parte puede contar lo que estime oportuno para que sirva de testimonio a otras personas o para corregirme si he cometido errores.

Un Saludo y siento la longitud del post.
Como ven siento un inmenso aprecio por el Padre Fortea, lo que no implica que de la lata cuando creo que se equivoca.
11:45 AM"

Hasta aquí el testimonio de Flamesword. Como se ve, ya empiezan a haber explicaciones sobre el caso de Marta.
Prometo que la próxima entrada será sobre algún tema algo más divertido.

miércoles, 30 de julio de 2008

Contestando a un comentario en el blog del P. Fortea


He contestado a un comentario de una persona que ha participado en el exorcimo de Marta y que me decía que el Padre Fortea no podía contar más. Ahí va mi opinión que dejé en el blog del P. Fortea:

"No, no se trata de que el P. Fortea rompa el silencio de oficio que debe a su profesión. Se trataba de que se aclarase un tema que, desde mi punto de vista, tenía un gran interés y un gran valor general y no como caso particular en el exorcismo de Marta. Hoy he encontrado en Internet extracto del libro del P. Fortea donde él mismo habla del exorcismo y he de reconocer que, como él mismo me adelantó en su mail personal, aclara un poco la situación (sin romper ningún silencio de oficio, by the way). Ustedes lo saben mejor que yo, pero parece ser que el demonio no podía salir porque Dios lo impedía para que cumpliese la misión de que el mundo se concienciase. De ahí puedo deducir que lo que Vidal escribió en su periódico, en parte, es verdad: que el Padre Fortea le invitó a presenciar una sesión. Luego la cosa se lió con una grabación no autorizada y el posterior programa en Antena 3 (que no he visto) y donde parece ser que todos se tiraron los trastos a la cabeza. A mí lo único que me interesa aquí es el significado teológico de todo esto. Me interesa la verdad. No entiendo la reticencia por hablar de este asunto. Si lo que dice el P. Fortea es verdad entonces Dios quiere que se sepa, que se hable de esto. Cuanto más follón mejor para que nos concienciemos. Por otro lado no se puede al mismo tiempo ocultar informaciones que serían de gran utilidad (sin dañar a particulares) para mucha gente arguyendo que este tema no puede estar a abierto a la curiosidad de la gente ¿En qué quedamos? Vamos a ver, si el P. Fortea ha mantenido conversaciones con el mismísimo Arcángel S. Miguel con una posesa como intermediaria, si ha intercambiado información con el demonio y se ha reído de él y con él… y además cree firmemente que esto es verdad ¿cómo quieren que los que creemos en Dios, nos interesa el mundo espiritual nos mantengamos al margen? Si todo esto es cierto se tiene que saber… al margen de que se respete, por supuesto, la intimidad de las personas implicadas. No sólo se tiene que saber sino que el P. Fortea y la misma Iglesia deberían inicia una campaña para demostrar con hechos que esto es verdad. Y no mandarnos a leer sus libros donde el demonio habla sobre ETA y el 11M, el país vasco, la situación de España, la victoria del PSOE y algunas cosas más que, a mi modo de ver son irrelevantes cuando se comparan con la magnitud de lo que aquí se está cociendo. ¡Coño, que dice que el Arcángel San Miguel se ha comunicado con él! Y este último comentario no va de coña. Creo en Dios, creo que existe el diablo y creo que existen las posesiones. Me apena que los hombres sembremos todo de confusión."

jueves, 24 de julio de 2008

Otra vez el Padre Fortea

Escribo esta entrada con pena. Entré en el blog del Padre Fortea debido a sus ataques a la COPE y en su blog, Fortea me ha censurado un comentario que versa sobre lo que cuento a continuación. Y la verdad es que no sé por qué. Es una historia antigua pero que hoy saco a la luz en loor de la justicia y la verdad y porque cuando las cosas se lían hay que desliarlas. Luz y taquígrafos, así debe ser. Hace unos cinco años leí en la prensa sobre el exorcismo de Marta (se puede encontrar en Internet) escrito por dos periodistas supuestamente invitados por el Padre Fortea. Cuando pedí información sobre las dudas que expongo en los correos electrónicos que copio a continuación, el Padre Fortea contestó que la respuesta estaba en el nuevo libro que acababa de publicar. Yo había comprado el primero que salió a la venta pero como me reboté con su contestación no compré el segundo. No tengo nada en contra del padre Fortea y le admiro por su valentía en su oficio como exorcista que a mí me haría funcionar por ahí con pañales del puro miedo, pero a mí me gustan las cosas claras y cuando se empieza a esconder, ocultar y retorcer y se evitan dar explicaciones entonces… malo.
Poco después recibí el comentario de un familiar lejano mío, cercano a la jerarquía, que se mueve en el mundillo clerical. “¿Fortea? Sí, sé quien es…” e hizo un comentario como diciendo que sabía de qué pie cojeaba o que clase de persona era.
Cuando le he seguido en sus blogs, y he visto que constantemente todo de lo que hablaba, comentaba o hacía giraba entorno a su persona me di cuenta yo también a lo que se refería este familiar. No pretendo desde este blog hacer daño a nadie y menos a un sacerdote de la Santa Iglesia Católica y Romana. Sólo pido explicaciones. Si lo que los periodistas publicaron no es verdad ¿por qué no reaccionó Fortea? y si es cierto ¿por qué lo oculta ahora? ¿Padre Fortea es cierto o no lo que se publicó en El Mundo? ¿Invitó usted a los periodistas o pidieron ellos ser invitados? ¿Qué versión tenemos que creer? Una pena que los que tenían que ser luz del mundo contribuyan a que se mantenga la oscuridad en nuestras mentes.

He aquí el intercambio de mensajes:


To: web-de-psiquiatría y-posesión

Subject: Una pregunta
Date sent: Tue, 25 Nov 2003 17:27:20 +0100

Este mensaje es para el Padre Fortea:
Estimado Padre Fortea:
He leído las informaciones de los dos periodistas que presenciaron un exorcismo realizado por vd. en Madrid. Creo haber entendido que el diablo le pidió en alguna sesión anterior que invitara a los periodistas. Mi pregunta es: ¿Con qué fin? El conocimiento sin duda de la existencia del diablo nos llevaría inmediatamente a utilizarla como prueba de la existencia de seres espirituales y por tanto de Dios. ¿No le parece una estrategia un poco simple por parte del diablo? He leído con interés su libro. Felicidades y rece por mí. Por cierto, muy sugerente su número de identificación fort939. Le envío la dirección de mi página web por si la encuentra de interés.


From: web-de-psiquiatría y-posesión
Subject: Re: Una pregunta
Date sent: Tue, 25 Nov 2003 22:58:40 +0100 (CET)

Estimado José:


Como colaborador del Padre Fortea, muchas gracias por sus palabras, pero enseguida le diré que su interpretación de la invitación a los periodistas no es correcta, dado que fueron ellos los que pidieron asistir a una sesión de exorcismo y el Padre Fortea no puso ningún impedimento, en cualquier caso dichos periodistas han relatado en articulo de prensa lo que ellos presenciaron y se ajusta a la realidad de los hechos tal y como fueron. En nombre del Padre Fortea seguro que rezará por Vd.
Que Dios le bendiga.


To: web-de-psiquiatría y-posesión
Subject: Re: Una pregunta
Wed, 26 Nov 2003 11:19:09 +0100

Gracias por su rápida respuesta.

Permítame que le muestre una parte del texto del periodista José Manuel Vidal "El exorcismo que yo viví en Madrid" aparecido en El Mundo el 22 de septiembre de 2002 y que sin duda conoce:
".. Un par de días antes, recibí en mi móvil una llamada especial. Especial no por ser de un cura (recibo muchas), sino por ser de un exorcista católico (hay un par de ellos en España) que suelen mantenerse muy alejados de los periodistas. Quiere invitarme a presenciar un exorcismo. Me quedé de piedra. Asistir a un exorcismo oficiado por un sacerdote autorizado por el Vaticano es un auténtico caramelo para alguien especializado en información religiosa. Hasta ese momento y a pesar de llevar más de 20 años en la profesión, lo único que había conseguido fue entrevistar al exorcista oficial de Roma, el padre Gabriel Amorth"

En este texto es evidente que el periodista es invitado por el sacerdote. Quizá, pero no aparece en el texto, el periodista podría haber solicitado la invitación con anterioridad. Pero de la manera que lo cuenta: el asombro y el quedarse de piedra no se corresponde con la situación en el que el periodista hubiera solicitado la invitación.

Mas adelante:

"... «No soy ningún showman ni quiero publicidad. Si estáis aquí es porque os necesito para liberar a la chica. Tendréis que ser muy prudentes. No podréis dar pista alguna que permita la identificación ni de la muchacha ni de su madre."

Parece que el Padre Fortea les necesita para liberar a la chica del demonio.. ¿por qué? Lo ha perdido el demonio como condición para salir? En la segunda sesión están Javier Paredes y Luis Losada. Ellos quizá si pidieron estar presentes en el exorcismo.

"...Satán responde Zabulón-, pero ya se ha ido. Y, a continuación, y sin preguntarle nada, vuelve a escribir: "Falta 1 persona". Y subraya el "1" varias veces. -¿Qué persona? Ante esta pregunta, la mano suelta el lápiz y Marta cierra fuertemente los labios. Zabulón no quiere responder. -Dame un signo para que sepa quién es -insiste el exorcista, pero los labios de la endemoniada permanecen sellados. Tras un largo e impresionante forcejeo, descrito detalladamente por el periodista, el P. Fortea logra finalmente obtener el nombre del "faltante": se trata de una persona conocida que permitiría cumplir el objetivo verbalizado en anteriores sesiones: "Que se conciencien"... de la existencia de los demonios."

Y éstos textos o no son ciertos o son inexactos, pero son los que me han llevado a plantearme que en el exorcismo de "Marta" el diablo pide como condición la presencia de ciertas personas y como argumento el que se conciencien de la existencia de los demonios.....

Mi pregunta sigue siendo la misma:

¿Cuál es la estrategia del demonio? parece que si creemos en los demonios (yo personalmente creo) sería más fácil creer en Dios O ¿Es algo que está haciendo Dios por medio de ese demonio para "Que se conciencien de la existencia de los demonios".

Gracias por su paciencia y me gustaría que me diera una explicación sobre este tema. Y si los textos publicados son inexactos creo que merecería la pena una explicación por parte del Padre Fortea sobre los mismos ya que pueden llevar a confusión. Le ruego que si no puede contestar a estas preguntas se las haga llegar al Padre Fortea de mi parte. Muchas gracias.

Sinceramente,
Jose


From: José Antonio Fortea Cucurull
Subject: hola
Date sent: Fri, 28 Nov 2003 07:37:00 +0100 (CET)

Hola, soy el padre Fortea. Los textos publicados no son perfectos en cuanto a fidelidad. El texto exacto aparece en Summa Daemoniaca que acabo de publicar. Cuando uno lee lo que realmente dijo el demonio todo queda claro. Algunas cosas de la historia siguen un poco oscuras, pero me temo que ciertas partes de la historia seguirán todavía ocultas. Nunca hay que fiarse al 100% de los periódicos ni cuando citan entre comillas. Que Dios le bendiga.
Nota: no envíe mensajes a este e-mail, sólo es para enviar mensajes no para recibir.
---------------------------------
Yahoo! Sorteos
¡Ya puedes comprar Lotería de Navidad!

Bueno, pues el comentario que hice ayer en el blog del Padre Fortea iba de esto y fue suprimido por el administrador. ¿Por qué?


Ahí queda eso.

miércoles, 23 de julio de 2008

Indiferencia

Os presento una noticia que sucedió hace unos días en Italia. Hay polémica sobre si los bañistas ayudaron o no pero las fotos muestran la asquerosa realidad. Esta es la condición humana, esta es la naturaleza del hombre, este es el triunfo de la evolución, este es el comportamiento del primate colocado en la cúspide de la pirámide animal y que ha perdido todo referente moral. Esto es un ejemplo más del desprecio por la vida humana y el egoismo asqueroso a la que puede llegar la sociedad ¿Te asombras de que esto pueda haber pasado? Yo no.

Indiferencia de bañistas ante dos niñas gitanas ahogadas causa estupor en Italia
Las fotos que recogen la indiferencia de algunos bañistas ante los cadáveres de dos niñas gitanas en un playa cercana a Nápoles (sur de Italia) han causado hoy estupor en el país y las críticas del arzobispo de la ciudad, Crescenzo Sepe.
Efe Roma

La prensa italiana publica hoy fotos en las que se ve a dos personas que toman el sol a pocos metros de los cadáveres, cubiertos por unas toallas de playa, de Cristina y Violeta, de 11 y 13 años, que se ahogaron el pasado 19 de julio tras ser arrastradas por la olas.
"Éstas son las imágenes de nuestra ciudad que no querríamos ver nunca", afirmó el arzobispo Sepe, quien consideró que la idea que dan estas instantáneas sobre Nápoles es peor que la que dio la vuelta al mundo a causa de la crisis de las basuras que inundaban las calles de la provincia.
El cardenal añadió que "mirar hacia otra parte o pasar del tema en algunas ocasiones puede ser más devastador que los acontecimientos".
Los servicios de rescate intentaron reanimarlas, pero fue imposible y sus cadáveres permanecieron en la playa alrededor de una hora mientras se esperaba la llegada de la empresa de pompas fúnebres.
Por su parte, Franco Iannuzzi, alcalde de Monte di Procida, localidad donde se produjo el suceso, aseguró que, según habían explicado testigos presenciales, los bañistas que se encontraban en la playa habían intentado salvar a las niñas.
La Guardia Costera informó de que las dos muchachas acompañadas por dos amigas habrían decidido bañarse, pero las olas y las fuertes corrientes las arrastraron mar adentro.
El aviso de los bañistas permitió además que los socorristas pudieran rescatar a dos de las niñas con vida, mientras que las otras dos fueron llevadas hasta la costa donde intentaron reanimarlas sin éxito.

martes, 22 de julio de 2008

María Magdalena

Hoy se celebra el día de Santa María Magdalena. Originaria de Magdala, localidad situada en la costa occidental del lago Tiberiades, fue la mujer de la que Jesús echó siete demonios y que tuvo las agallas de estar presente en la crucifixión y el privilegio de ser la primera a la que se le apareció el recién Resucitado. La tradición la supone mujer pecadora, una mujer de la calle, en román paladín: una puta. Algunos creen que fue la mujer salvada por Jesús de ser lapidada y otros la identifican con la que, arrepentida de su mala vida, lavó con sus lágrimas los pies a Jesús y los secó con sus cabellos. La figura de María Magdalena ha desatado la imaginación de muchos y ha hecho correr ríos de tinta con especulaciones, teorías y ficciones entre las que destaca el refrito escrito (porque la idea no era nueva) en el libro de Brown “El Código Da Vinci” donde se le supone una relación más que estrecha con Jesús y que tiene su base en la imaginación calenturienta y sucia de algunos que se dedican a ridiculizar o distorsionar lo que su razón o voluntad se resisten a admitir como verdadero, o de esos otros que son incapaces de pensar que pueda existir algo medianamente puro sobre esta sucia tierra. A propósito de este libro, se ha hablado mucho sobre la pintura de la última cena y se ha intentado identificar a la persona que se encuentra a la derecha de Jesús con esta mujer. Le estuve dando vueltas al asunto casi convencido de que Leonardo no había pintado a un adolescente sino a una mujer por lo afeminado de la pose; le di vueltas hasta que una luz me despejó toda duda y me volvió a la realidad arrancándome del fantástico mundo de estos predistigitadores: no dudo que Leonardo pudiera incluir secretos, bromas y acertijos en sus pinturas pero si en el cuadro de la cena la persona sentada a la derecha de Jesús es María Magdalena, entonces nos dejó con el mayor de los secretos:¿Dónde coño se había metido el adolescente Juan? ¿Había ido un momento al servicio y no llegó a tiempo para salir en la foto? Este pensamiento tan sencillo me basta para desmontar toda la teoría sobre el cuadro. Si Leonardo hubiera querido pintar a Maria Magdalena en la última cena debería haber pintado a trece apóstoles y no a once y a una mujer.
Siempre me ha fascinado la figura de esta mujer. En mi mente la tengo asociada a la fisonomía de Anne Bancroft (+ 2005), actriz que la representó magistralmente en el fabuloso Jesús de Nazaret (1977) de Zeffirelli. Desde pequeño se me quedó grabada su cara como la representante de todas las putas del mundo y siempre recordaré la escena en la que, después de cobrar un servicio, tira las monedas con rabia, desesperación, asco y amargura. La amargura, ese pan nuestro de cada día de millones de mujeres y niñas entre las que, estoy convencido, hay personas mucho mejores que nosotros. Como pecador que soy, siento esa paz interior al saber que, a pesar de nuestras miserias, podremos un día levantar la cabeza y mirar a los ojos al que es capaz de perdonar todos nuestros egoísmos, traiciones y suciedades, como una vez ya hizo con Maria de Magdala, esa mujer que fue puta y santa y a la que Jesús mimó con delicadeza extrema porque había amado mucho.