martes, 18 de diciembre de 2012

¡FELIZ NAVIDAD!



Paz y felicidad para todos los hombres de buena (y de no tan buena) voluntad. Que este año que comienza pueda mejorar con lo aprendido de mis errores y que no olvide jamás que lo más importante de mi vida, lo que realmente merece la pena y me hace feliz, son esas personas que se encuentran cada día muy cerca de mi. 

...
Y el imbécil que diga que esto es una cursilada que lo piense dos veces, lo ponga en práctica y se dará cuenta de que es verdad.

















lunes, 12 de noviembre de 2012

Hace cien años




En un día como hoy, hace cien años, nació este hombre. No, no fue actor de cine ni hombre famoso, aunque en la foto lo parezca. De profesión barbero y practicante: el que ponía las inyecciones. Fue un hombre bueno aunque, a veces, no exento de mal humor. Recuerdo cuando volvía a casa después de hacer la ronda del día y en el bolsillo tintineaban algunas monedas de a duro, el salario de un día de trabajo. Algunos días volvía de vacío. Su mujer le preguntaba y él le decía: “no te preocupes, ya me pagará”. Y al día siguiente sonaba el teléfono, apuntaba el encargo, y después de cruzar una mirada y un beso con su mujer salía para atender de nuevo a ese, sabiendo que hoy tampoco le pagaría.

Papá Antonio, te echo de menos.  

martes, 18 de septiembre de 2012

Islam sí, extremismo religioso no



No quiero echar más leña al fuego que se ha avivado en los últimos días con la publicación de un vídeo insultante sobre el profeta Mahoma, pero tampoco quiero dejar pasar la ocasión de dar mi opinión sobre el tema. Aquí en Alemania se está discutiendo hoy si se puede permitir la publicación del vídeo o si se debiera censurar, algo que nadie se ha planteado nunca con las miles de exposiciones, películas y obras de teatro donde se insulta descaradamente y sin tapujos al Jesús del cristianismo. La ley que está impulsando la administración de Putin para proteger los sentimientos religiosos de los creyentes es sólo una cortina de humo para tapar la verdadera realidad de la actuación contra sus opositores políticos.

Pero ¿dónde radica la diferencia entre la actitud cristiana y la del islam extremista frente a las críticas o burlas? Desde mi punto de vista la diferencia es cultural. No hay que olvidar que es en los países donde el radicalismo islámico se mezcla con la política donde se siguen aplicando la pena de muerte por razones religiosas y se realizan salvajadas como la de cortar pies y manos por delitos de hurto, colgar hasta la muerte a los homosexuales o lapidar a las personas que han sido sorprendidas en adulterio. Si no hay respeto por la vida de los que piensan de manera diferente, difícilmente podrá permitirse las críticas contra esta religión.

Este es un problema que afecta también a occidente. Los radicales de esta religión (como los de cualquier otra) quieren imponer su “tolerancia cero” también en los países europeos donde han sido acogidos como ciudadanos de pleno derecho. Quieren dinamitar nuestra democracia, fruto de la evolución positiva de una cultura en la que el Islam también jugó un papel importante. Es cierto que la religión cristiana se mezcló con el poder en algunas épocas y lugares pero, a pesar de este fallo, aquí se consiguió establecer una Europa democrática y tolerante donde se respetan los derechos fundamentales de sus ciudadanos siendo uno de ellos el de no estar sujeto a las normas de ninguna religión. Europa no puede permitir que se le arrebate este logro que, hasta hace relativamente poco tiempo, tanta sangre y sufrimiento le ha costado y tendrá que defender su identidad ante todo aquel que quiera poner en peligro la libertad de nuestros hijos y la de las futuras generaciones.

Hay que remontarse al siglo VIII y los siguientes a la conquista musulmana de la España visigoda para encontrar la convivencia más o menos amistosa entre religiones que tanto ansiamos hoy. En los territorios ocupados por el Islam entonces, se llegaron a acuerdos con la población cristiana y judía por ser religiones derivadas del padre común Abraham. Entonces se respetaron los cultos, ritos e incluso se desarrolló una política de pactos donde se respetaba a gobernantes y ciudadanos de determinados territorios como en el caso del rey cristiano Teodomiro que gobernó un territorio visigodo cristiano autónomo dentro de Al-Andalus. Y no olvidemos que la cultura islámica contribuyó de manera decisiva en la construcción de las bases culturales de la Europa de hoy. La época más brillante de la civilización islámica fue la de los califas Abásidas de Bagdad (750-1.528) y la de los omeyas españoles (755-1.492). Bagdad y Córdoba fueron los centros de civilización que iluminaron todo el mundo con su brillante esplendor. En el año 830 el Califa Al-Mamun fundó el Bayt al-Hikma (Casa del Saber) en Bagdad, una combinación de academia, biblioteca y centro de traducción dedicado a la transmisión del legado de las antiguas civilizaciones al mundo occidental. Un centro formado por eruditos cristianos, judíos y árabes y que se ocupó principalmente del "saber extranjero”, de la ciencia y filosofía griegas y se tradujeron y conservaron las obras de Galeno Hipócrates, Platón, Aristóteles y de comentaristas como Alejandro de Afrodis, Themistenes, Juan Filoponos, etc.

¿Se imaginan hoy una universidad donde pudieran convivir profesores cristianos, judíos y musulmanes reunidos en un empeño común? No, ¿verdad? Es una pena que ese Islam culto, tolerante y enriquecedor se encuentre desaparecido y sólo nos quede el inhumano proceder de unos extremistas cuyo único afán es imponer su manera de pensar. Al principio de este tocho infumable he escrito que la cultura marca la diferencia  y no creo sea muy difícil comprobar que los países dominados actualmente por el extremismo islámico parecen anclados en una especie de época pre-medieval dónde el progreso, al contrario de lo que ocurrió durante la época dorada de la civilización islámica, se ha detenido.

Así que Islam, sí, pero extremismo e intolerancia religiosa, no.

Adjunto una web en español para entender el Islam y diferenciarlo del extremismo terrorista con el que se confunde hoy día.

lunes, 10 de septiembre de 2012

La concejal



A la vuelta de vacaciones he leído sobre el revuelo que ha ocasionado el famoso video interpretado, dirigido y producido por la concejal socialista Olvido Hormigos. Evitaré caer en tópicos como aquel de que “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. No se trata de eso. Está claro que aquí muy pocos se salvan de no haber cometido nunca un pecado en el ámbito sexual ya sea consigo mismo o con otras personas. La fornicación, el adulterio y la pornografía están a la orden del día y, como señaló, el periodista británico Christopher Hitchens en su obra antireligiosa y de mal traducido título “Dios no es bueno” (God is not great!), es interesante el descubrir que los hombres somos bípedos y poseemos brazos largos que posibilitan la manipulación de los órganos sexuales propios, a diferencia de los animales de cuatro patas que no pueden hacerlo. Esto, junto a la mezcla de hormonas descontroladas durante la pubertad, puede hacer que un adolescente dedique a este tipo de manipulaciones más tiempo de la cuenta, un comportamiento que podría ser natural en el ámbito del descubrimiento de la sexualidad. Luego, las prácticas sexuales en las que se implica una persona o una pareja no tienen por qué importarles a nadie, sólo a las personas que las realizan y cada uno deberá considerar, según le dicte su conciencia, hasta dónde puede o debe llegar. Pero eso tiene que quedar dentro de la intimidad de la alcoba y con la puerta cerrada.

A tenor de esta noticia no han faltado los comentarios de políticos de varios bandos que la han defendido a capa y espada y algunos han aprovechado para criticar al fascismo y a la moral trasnochada de la Iglesia Católica. Los del pueblo han calificado a su vecina de puta, guarra y no sé que otras lindezas sin reparar en que estos comportamientos no han sido nunca considerados tan graves si los llevaban a cabo los hombres y los aceptamos en muchas de las películas que nos tragamos. El ser un “casanova” o un “don juan” ha llegado a considerarse casi como un halago. Tampoco se trata de eso. 

Soy de la opinión de que los comportamientos sexuales desordenados pueden afectar a la persona, su psicología y a sus relaciones pero también pienso que no es asunto nuestro y lo que una persona haga en esta materia debe permanecer dentro de la esfera de su intimidad.

Aquí se trata de dirimir si una persona con cargos de representación pública puede seguir siendo digna de la confianza de sus electores después del espectáculo ofrecido. En EEUU los políticos “pillados” en este tipo de prácticas dimiten sin más contemplaciones (recuerden aquel congresista que difundió fotos de su desnudez con su iphone y desde el gimnasio del congreso). Mucho podríamos hablar del puritanismo hipócrita en los EEUU y hay bastantes ejemplos de presidentes, políticos, príncipes y reyes a quienes sus infidelidades y cochinadas no han impedido seguir ejerciendo como tales.

En el caso de la concejal, nadie puede juzgarla por lo que ha hecho ya que la persona que se debe sentir ofendida es su marido y, quizás, sus hijos. Ahora tendrá que apechugar y solucionar el problema creado primero en su propia casa. Y esto es una de las consecuencias de este descontrol erótico-festivo, por mucho que los que se llaman progresistas lo vean de otra manera. A estos que animan y aplauden a la señora por ejercer esas atrevidas actividades extra-maritales les diría que fueran a hablar con el marido, a ver si le pueden convencer de que lo que ha hecho su mujer es algo digno de loa y que los demás son unos trasnochados, envidiosos o unos estrechos. Pero si siguen sin verlo claro les animo a que se pongan en la piel de marido cornudo y se imaginen a sus respectivas no sólo engañándolos con otro señor sino haciéndolo también de manera gráfica, virtual y digital y que ésto llegara a publicarse. ¿Animarían a ello a sus mujeres? Apuesto a que alguno, llevado por la firmeza inquebrantable de sus principios, aseguraría que no le importaría en absoluto. 

A los que la insultan sin piedad les aconsejo que repasen su vida y que consideren seriamente si en ella no hay nada de lo que puedan avergonzarse.... ¿absolutamente nada?

No olvidemos al cabrón que por algún oscuro motivo filtró las imágenes. A éste se le exigía, como mínimo, aquella olvidada caballerosidad que existía entre los hombres de no mentar el nombre de las mujeres a las que se beneficiaban. Pero eran otros tiempos.

En definitiva, creo que hay que dejar en paz a esta señora. Bastante está pasando ya. Si puede superar la situación y seguir ocupando un cargo público marcada por la vergüenza de su actuación cinematográfica pues que lo siga haciendo. Si sus votantes consideran que esta señora es digna de confianza, pues que la sigan votando. Si su marido considera que debe perdonarla después de que le haya engañado pues que lo haga. Si sus hijos empiezan a ver a su madre de otra manera después de todo lo que ha pasado, pues tendrán que abrazarla, supongo, y pasar página. Pero que nadie me intente convencer, como intentaba ayer hacer un periódico, de que la infidelidad es la mejor manera de ser feliz en el matrimonio. No, no lo creo, y tampoco creo que la podamos alcanzar mediante el abuso de la facultad sexual, algo de lo que, en definitiva, nos venía previniendo esa trasnochada moral tradicional.

martes, 28 de agosto de 2012

¿Discriminación sexual?


La reciente noticia sobre la subvención o no de colegios que imparten educación diferenciada por sexos es otra de esas polémicas que atenta al sentido común. La separación por sexos no significa necesariamente discriminación. Discriminación es la negación de un derecho a una persona o a un determinado grupo. El que se agrupen a niños y niñas de manera voluntaria en colegios masculinos o femeninos no atenta contra ninguno y menos cuando a nadie se le obliga a asistir a un colegio de este tipo. 

Un claro ejemplo de separación obligatoria por razón de sexo es el caso del uso de los sanitarios públicos y que nadie considera una discriminación. ¿Debo sentirme discriminado por el hecho de no poder entrar en un aseo de mujeres? Pues creo que no porque, de hacerlo, yo sí estaría atentando contra un derecho mayor que es el derecho a la intimidad de las féminas en sus tareas de excreción y aderezo.

La sola posibilidad de que existan ventajas en la educación diferenciada (aunque todavía no se hayan puesto de acuerdo pedagogos y psicólogos) es suficiente para elevar a ésta a la categoría de derecho y que no tiene por qué ser menor que el derecho o capricho de un chico (mejor dicho: el de sus padres) en hacer mixto un determinado colegio. El que existan colegios con educación diferenciada no atenta contra los derechos de nadie porque, primero, a nadie se le obliga a asistir a uno de ellos y, segundo, aquellos que prefieran la educación mixta siempre podrán hacerlo en los colegios que la ofrezcan y que, además, superan ampliamente en número a los primeros.

Esto es un ejemplo más de clara manipulación ideológica y que no se apoya en ningún fundamento racional serio.

viernes, 3 de agosto de 2012

Persona Humana Pata Negra Rioja de Cantimpalo

 

El jesuita y profesor de Bioética en la Universidad católica Sophia de Tokio Juan Masiá Clavel ha escrito un artículo en El País en el que dice textualmente:

"Un feto anencéfalo, carece de las mínimas estructuras neurológicas como soporte para la formación de una persona, desde respirar autónomamente hasta capacitarse para cualquier acto estrictamente humano de sentir, pensar o querer. Aunque hubiera razones para no interrumpir su alumbramiento, no sería por considerarlo una realidad humana personal. El aborto de un anencéfalo no es el aborto de un ser humano.

Un feto con una malformación incompatible con la vida extrauterina (supongamos el caso de una agenesia renal irremediable), no podrá llegar a realizar acción humana, porque no sobrevivirá. Es asemejable al ejemplo anterior."

Me gustaría analizar la idiotez supina que acaba de decir este señor. Que conste que en ningún momento voy a juzgar a las mujeres que decidan abortar en esos supuestos ni que no considere dichas situaciones como dramáticas. Sólo quiero analizar utilizando la lógica las declaraciones de Masiá e intentar entender si las conclusiones a las que llega son o no correctas.

Dice Masiá:

1) Que un feto anencéfalo, es decir, un feto con ausencia parcial o total del cerebro al no ser capaz de realizar una acción humana como sentir, pensar o querer, no es una realidad humana personal.

2) Que un feto con una malformación similar a una agenesia renal irremediable (ausencia de riñones) como no podrá sobrevivir por sí sólo y, además, no podrá realizar una acción humana por tener el cerebro atrofiado lo podemos poner en el mismo cajón:  no es un ser humano. 

No hay que ser muy inteligente para darse cuenta de los fallos de razonamiento de este profesor de Bioética (de la suya, por supuesto) pero les desgrano algunos para empezar:

Lo de "estructuras neurológicas como soporte para la formación de una persona" es algo que se ha inventado este señor. No existen estructuras neurológicas que sean soporte de un concepto inventado como el de "persona humana". Existen características que definen a los miembros de la especie humana. Algunas de ellas son la capacidad de sentir, pensar o querer, a parte de otras como la de poder andar a dos pies, tener dos ojos, cinco dedos en cada mano con capacidad de manipulación exquisita de objetos etc.. etc...

Aunque Masiá quiera distinguir entre feto perteneciente a la especie humana y feto-persona humana, esta distinción es absolutamente artificial y falsa. Todo embrión concebido por miembros de la especie humana son seres humanos y la cualidad de persona humana no es algo que se adquiera por la capacidad o no que tenga esa persona de pensar, sentir o querer ni mucho menos por los grados en el que se desarrollen esas capacidades, algo, por cierto, muy peligroso y que nos llevaría directamente a justificar el exterminio de discapacitados mentales sucedido durante el III Reich.

Insisto, la distinción entre miembro de la especie humana y persona humana es una distinción totalmente artificial y carente de sentido. Para este señor, un feto sólo adquiere esta calificación superior si, y sólo si, desarrolla las capacidades mentales propias de su especie. Pero si por enfermedad o accidente, estas capacidades no llegaran a desarrollarse, el feto no será digno de ser llamado persona.

Pero ¿de qué demonios me está usted hablando?

A ver si lo comprendo haciendo un ejercicio mental sencillo y aplicando ¿por qué no? la misma lógica a otras especies animales:  A un bicho que presenta unas características esenciales propias de su especie entre las que se encuentran la de poseer plumas, pico, la capacidad de volar y de poner huevos etc.. le llamamos pájaro o ave. Ahora bien, si vemos nacer uno de estos bichos sin alas y, por tanto, sin la capacidad de volar, no dejaremos de decir que lo que ha nacido es un pájaro, aunque el pobre no pueda como los demás miembros de su especie surcar con maestría los aíres o no sea capaz de poner un sólo huevo. Y lo mismo sucedería con un polluelo con una malformación que lo hiciera morir recién salido del huevo y, por tanto, sin la oportunidad de realizar ninguna actividad avícola (por denominar así a las actividades propias de su especie): no por ello dejará de haber sido un pájaro el infortunado, enfermo sí, pero pájaro.

Semejante manera de pensar es la que propone este señor. Pero es que esto supone un problema añadido:

Si se califica a un miembro de nuestra especie como "no-humano" por su falta de capacidad de sentir, pensar o querer, no veo por qué no podrá aplicarse el mismo rasero a una persona que deje de mostrar esas capacidades en un momento determinado. Según esta filosofía, si se puede llegar a ser persona ¿por qué no se puede llegar a dejar de serlo? Si seguimos la rigurosidad de la argumentación ya ven donde podemos acabar. Si en unos años, no lo quiera Dios, Masiá se convirtiera en un anciano demente sin la capacidad de pensar, de querer ni de sentir (que no es lo mismo que percibir) podríamos pensar que ha dejado de ser persona humana y se justificaría, utilizando la bioética que enseña, su eliminación mediante la eutanasia. ¿Ven el peligro de esa manera de pensar?

Para Masiá cualquier enfermedad o discapacidad que impida a un feto el poder pensar, querer o sentir tras el parto lo distinguiría de los sanos que sí podrán hacerlo y se le negará automáticamente la maravillosa etiqueta de denominación de origen: Persona Humana Pata Negra Rioja de Cantimpalo. Los defectuosos sólo quedan como un amasijo de órganos, tejidos y células que se han desarrollado de aquella manera y a los que se puede eliminar sin problemas morales porque no superan cualitativamente a la pura vida animal que ni piensa, ni siente, ni es capaz de amar.

Para Masiá las enfermedades o discapacidades no ocurren en las personas humanas sino que son éstas las que deciden, según la gravedad de los estragos que provoquen, si podemos seguir llamando a esos fetos enfermos personas humanas o si  les despojamos de tan insigne consideración.




En la fotografía, Heather y Patrick Walker con su hijo recien nacido afectado de anencefalía Grayson James Walker y con el que sólo pudieron compartir ocho horas de vida. Por cierto, Facebook retiró las fotos de su hijo de la red social por considerarlas inapropiadas y luego pidió perdón.

En otros casos, dependiendo de la gravedad de la malformación, los niños pueden llegar a vivir más de dos años.


Estoy seguro de que Masiá sólo habla de lo que se imagina en sus elucubraciones teóricas y que no conoce el caso de esta otra niña porque, de hacerlo y continuar diciendo que no es una persona humana, sólo mostraría la pestilente bioética que está enseñando y la mierda de  persona humana que él mismo es. Y que conste que escribo en condicional para no insultar.

-----------------------------------------------------------

Addendum:

La filosofía de Masiá concede el título de persona humana a aquellos seres de la especie humana que son capaces de desarrollar actividades específicamente humanas como pensar, sentir o amar. Creo que primero  habría que discutir si esas actividades son realmente exclusivas de la especie humana o si, en la especie humana, se dan de manera distinta en calidad y cantidad que en otras especies. Para mi, actividades específicamente humanas son la de perdonar, distinguir entre el bien y el mal o el altruismo desinteresado. Todas estas derivan de la posibilidad de elegir, es decir, de que nuestro comportamiento no está sujeto a la inflexibilidad del comportamiento innato. Tenemos la posibilidad de actuar en contra de lo que nos dictan los instintos naturales. Pero la capacidad de pensar, sentir o querer se muestra en grados distintos en el mundo animal y no es exclusiva del ser humano.

Como ejemplo simplificador el siguiente video. Un visitante de un zoo observa asombrado como un chimpancé le pide que le ayude a escapar y le enseña como debe hacerlo. El chimpancé sabe que hay alguien al otro lado que es libre, que él se encuentra enjaulado y que ese alguien le puede ayudar y a demás sabe que tiene que explicarle cómo hacerlo. Ya digo, es un poco simplista el argumento pero bastante ilustrativo para empezar a pensar que nuestra inteligencia que, según Masía nos define como personas humanas, es sólo un problema de grado cualitativo. Pero este tema lo trataré en otra entrada. (Por cierto, al final del vídeo parece como si el el mono se quedara pensando: "este tío es tonto").






jueves, 26 de julio de 2012

¡Así nos va!





Hace unos días recibí un correo de un tío mío con un comentario sobre las medidas del gobierno. En facebook comenté en la página de mi prima Pilar que los recortes que se estaban produciendo en España ya habían sido hechos hace muchos años por un gobierno socialista en Alemania: también entonces nos quitaron la paga extra y nos subieron el IVA. Me parecía lógico apoyar las medidas que este gobierno de derechas estaba llevando a cabo, algo que, años atrás, un gobierno de izquierdas ya había hecho en el país donde vivo y que no nos fue mal.

Se han hecho muchas bromas y atacado a la Merkel por su firmeza y negativa a los bonos europeos. Estoy convencido de que la solidaridad es la base de la comunidad europea pero tampoco hay que ir de tontos por el mundo. Lo que no puede ser es que yo en Alemania pague impuestos elevadísimos, tenga que trabajar hasta los 67 años, aporte al bote común de ayuda europea y en Grecia un peluquero, por tener una profesión de riesgo (¡manda huevos!), pueda retirarse con 55. No señor, así tampoco. Aquí o jugamos todos con las mismas reglas o no jugamos. Y eso es lo que dice la abuelita Merkel.

Pero por otro lado no puedo dejar de indignarme cuando leo noticias en el periódico como la de esos diputados y ministros que cobran dietas de alojamiento teniendo de dos a tres pisos en Madrid. Y lo de hoy clama al cielo: Al señor Divar le van a conceder por dimitir una indemnización de 208000 € durante dos años. 

Y eso ¿por qué?

Aquí o jugamos todos o ninguno.

No puedo aceptar el que el gobierno tome medidas para unos y no para otros. 

Os dejo el escrito de Luis con el que estoy más que de acuerdo:

¿Por qué este gobierno de pacotilla, votado por la mayoría de los españoles con tanto fervor patriótico, al igual que ha hecho el francés, no ha aprobado un impuesto que grave a las grandes fortunas? Respuesta (mía): porque se estarían gravando a ellos mismos, a sus familiares, a sus amigos y a los banqueros que tendrían que estar en la cárcel. Creo que no hay nada que hacer mientras el pueblo español solo salga a las calles para celebrar los triunfos futboleros de un grupo de millonarios insolidarios. España, empujada por estas interesadas e injustas medidas, va hacia el abismo de la pobreza y de la exclusión social de los más desfavorecidos. Algo tendremos que hacer. ¿Nos vamos a quedar de brazos cruzados? Creo que la mayoría está dispuesta a hacer sacrificios no para salvar a una banca amoral y corrupta, sino para que se redistribuya la riqueza con equidad, pues, de sobra, hay para todos. Puede que el camino a seguir sea el de la desobediencia civil, para así sacudir las dormidas conciencias de esos políticos abyectos que ayer aplaudían con desfachatez desde sus poltronas del Congreso a su líder, mientras éste anunciaba la gran mentira que va a llevar a España a la desintegración social.

Luis

jueves, 5 de julio de 2012

Carta a un anónimo


 

Querido anónimo/a:

Ayer escribiste en la entrada sobre Chiara:

¿Y para cuando Dios nos pedirá perdón a todos por las maldades del Mundo que el creó? No entenderé nunca como podéis hablar del amor de Dios y ver todo el dolor, sufrimiento y muerte que hay, si ese es el precio por ser "libres" (libres de qué?), casi que nos iría mejor siéndolo menos. Además los animales sufren y mueren también, es por su libertad o por el Pecado Original. De verdad que no os entiendo”.

Yo tampoco lo entiendo, la verdad, y es por eso por lo que desde hace años me dedico a repensar las razones de unas creencias que me fueron transmitidas por tradición. Algunas de esas reflexiones las puedes encontrar en este blog. Soy consciente de que, antes que yo, muchos lo han intentado. Pero me resisto a que en cosas tan fundamentales alguien piense por mí. Lo tengo que hacer yo solito. Por eso, aunque soy científico, me he interesado siempre por la filosofía y, sobre todo, por la rigurosidad de los razonamientos (como hacemos en ciencia) preguntándole a filósofos, teólogos y algún que otro charlatán una pregunta fundamental:

  “¡Oiga, y ¿eso?.. ¿usted cómo lo sabe?!

Hay muchas preguntas que no podemos contestar de momento, y quizá nunca lo hagamos, de manera satisfactoria, empezando por aquello de si Dios existe y ha creado todo o si todo lo que vemos existe desde siempre y no hay Dios. Cualquiera de las opciones es, desde mi punto de vista, indemostrable y no atenta contra los principios fundamentales de ninguna lógica. Algunos se aferran todavía a la escolástica y a las famosas vías para intentar convencernos de que Dios existe. Yo sólo he encontrado en estos intentos la fabricación de una teología que, aunque coherente en su construcción, utiliza unos materiales de base equivocados. Ya he escrito sobre el tema y me dieron palos por todos lados por no aceptar por fe las premisas que tenía que aceptar para desarrollar esa filosofía. 

Así que, desde mi punto de vista y de momento, el esfuerzo humano por desentrañar tan insondable misterio, no ha producido el fruto deseado. 

De tu comentario se desprende la conclusión siguiente: 

Si Dios existe es un malvado por permitir el sufrimiento de sus criaturas o, desde otro punto de vista -y considerando incompatible la existencia de Dios con la del sufrimiento-, como existe el dolor, el sufrimiento y la muerte, Dios no puede existir.

Corrígeme si me equivoco pero este parece ser el planteamiento de la cuestión.

Las religiones judía y cristiana creen que Dios creó un mundo donde, al menos para el hombre, no existiría dolor ni sufrimiento ni muerte y esto se deduce del castigo al que somete al hombre después del pecado original (da igual cuál fuera este). Dios nos despojó de los tradicionalmente llamados dones preternaturales.

Como científico, creo demostrada la teoría de la evolución y veo todos los días en el laboratorio las huellas de su existencia, por mucho que se empeñen los fundamentalistas cristianos. Como creyente creo que Dios con “un chasquido de sus dedos” inició la existencia y planeó, junto con las leyes de la física, las leyes de la vida: la evolución de la materia hasta la aparición de la vida y del hombre. Como científico sólo puedo observar, estudiar y considerar como plausible todo lo acontecido desde el Big Bang (si este fue en verdad el comienzo y no es parte de un ciclo eterno) hasta la aparición del hombre como producto de la evolución y ahí tengo que parar. Si luego Dios actuó extraordinariamente y confirió al hombre características especiales como la inmortalidad, el control de sus pasiones, la ausencia de enfermedad o dolor y sufrimiento es algo que sólo podemos abordar desde el punto de vista de la religión. Lo que sí es cierto es que el dolor y la muerte están íntimamente ligados a las leyes de la naturaleza, son el reverso de la moneda, y si Dios quiso preservarnos de esta parte no hay rastro en la historia de la naturaleza de que eso haya sido así. Es algo que nunca podremos saber.

Pero existe un punto de inflexión en esta historia y es Jesucristo. Ya sé lo que me vas a decir, que eso es también religión y que pertenece al ámbito de la fe, pero no estoy del todo de acuerdo. 

Si ese hombre de Nazaret resucitó, su resurrección fue un sucedido concreto en la historia de la humanidad. Podremos discutir si aconteció o no y ya lo dijo S. Pablo, si Cristo no ha resucitado los cristianos seremos muy buenos pero, en definitiva, una pandilla de lelos engañados. Aquí ya no estamos hablando de fe. Esto es creerse o no lo que contaron unos hombres sencillos que se jugaron la vida y la perdieron por insistir en que este hecho ocurrió. Si analizamos la crónica de lo sucedido y aunque la pongamos en duda, se desprende que estos tíos no esperaban en absoluto el que Jesús resucitara. Él se lo dijo varias veces pero o no lo entendieron o no se le creyeron. El hecho es que, después de ver morir a Jesús, se escondieron por miedo y ni en pintura esperaban que el Maestro resucitara. Pero algo sucedió a los pocos días. De repente, salen a la calle y no se dedican a enseñar una filosofía o a predicar sermones, se ponen a decir sin temor alguno a todo el mundo ni más ni menos la locura de que Jesús ha resucitado porque ¡¡ lo han visto !!

Muchos han dicho que los discípulos mintieron al decir que lo vieron y poder así seguir adelante con una secta cuyo fundador había sido ejecutado. Pero… ¿para qué? me pregunto: ¿por dinero? ¿por poder? ¿por controlar al personal? No consta que esa secta tuviera especial éxito, es más, dejaron que los matasen uno a uno por mantener que habían visto al Maestro vivo. Me podrás decir que es así como mueren los fundamentalistas de cualquier religión, y por esto, por ejemplo, se inmolan radicales islamistas aferrados a la idea de que al hacerlo se ganan el paraíso. No es lo mismo, y ésta es la manera en la que yo lo veo:

Todo el mundo puede dejarse matar o morir por algo que cree que es verdad. Pero no es normal que alguien, y en este caso fue mucha gente (recuerda que se dice que lo vieron más de quinientos discípulos), se deje matar por algo que sabe que es mentira. ¿Quién lo haría?

Es el testimonio vital de esa gente lo que me hace pensar que la historia tiene visos de verosimilitud. Si ponemos todo esto en contexto, si leemos lo que se había escrito miles de años antes y los judíos conservan con celo hasta el día de hoy, podremos ver que la historia tiene mucho sentido, una historia en la que Dios se hace hombre no sólo para rescatarnos de nuestro destino sino para solidarizarse con nosotros en el dolor y sufrimiento al que fuimos abocados por nuestra culpa. Pero esto es tema para otra entrada que esta ya se me ha hecho demasiado larga.

Así es, de momento, como lo entiendo e intento actuar en consecuencia aunque no siempre lo consiga.


Un saludo de uno que también quiere entender.

miércoles, 4 de julio de 2012

Duerme en paz y aleja de tu lado los demonios de la noche



Carmen Torres Ripa viuda del periodista José María Portell, asesinado por ETA en 1978, ha dirigido una carta al ex-etarra José Luis Álvarez Santacristina, «Txelis», después de su petición de perdón. 
 
 

Cuando salga este escrito se habrán publicado muchos comentarios sobre tu petición de perdón. Quizás llego tarde, pero escribo a los diez minutos de haber leído el artículo que publicó DEIA firmado por ti. «Dios es testigo -dices- de que estoy profunda y sinceramente arrepentido». Estoy emocionada. Decía Shakespeare hace muchos años que el perdón bendice al que lo da y al que lo recibe. En este momento siento un bautismo de agua limpia porque -y son palabras de la Madre Teresa de Calcuta- «el perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás la paz en tu alma y la tendrá el que te ofendió».
No me gusta escribir estas impresiones en público, en plan Gran Hermano, pero hay veces que hacen falta señales visibles de que el mensaje llega a su destinatario. Yo he recibido la carta como si me la hubieses enviado por correo particular, con sobre y con sello. Cuando leas esta respuesta, piensa que te llega de manos del cartero en esta mañana de julio.
Has tenido que pensar mucho antes de esta decisión. Tanto que reflexionas filosóficamente sobre la palabra perdón y tú necesitabas el perdón, porque es imposible caminar con todas las heridas abiertas. No sé si te servirán estas palabras, pero yo acepto las tuyas con todo el cariño con que han sido dichas. Sé que te habrán costado sangre. No por ti -que en tu intimidad, eso se nota, estabas deseando- sino por los compañeros que posiblemente no compartían esta decisión valiente. Creo, José Luis, que estarás de acuerdo con un clásico que asegura que somos bestias cuando matamos, somos hombres cuando odiamos, como Dios cuando perdonamos.
Es difícil recibir el perdón para quien ha sufrido el desgarro de la muerte, pero también es una postura gallarda humillarse. Un dicho popular asegura que el hombre cuando se arrodilla es más grande. Es magnífico si con esa postura mitigas el dolor.
No me gusta la palabra victimario, pero quizás a ti te resulte más fácil ese término que el de asesino. Han pasado muchos años y es muy duro que esa palabra te vista con sayones negros. Has visto la luz al fondo del pasillo de la cárcel y me encantaría poder darte la mano por ese camino luminoso. No es fácil. El perdón es una disciplina políticamente incorrecta. Hoy te darán la primera página, pero después vendrá el vacío de los que se consideraban tus amigos, el vacío hacia dónde quieres llegar y el vacío de los que no quieren acompañarte. No te desanimes. Jesús, ese hombre excepcional al que citas, dice que el perdón os hará libres. Duerme en paz y aleja de tu lado los demonios de la noche. Lo hecho, hecho está. Nunca se puede rebobinar el pasado, pero el futuro se puede empezar cada día. Hoy, José Luis Álvarez Santacristina es el primer día de tu nueva vida. Txelis, tu nombre de guerra, ya no está.

jueves, 21 de junio de 2012

Chiara

 
Esta mañana me he encontrado con una historia que me ha impresionado y no tengo más remedio que contar aquí.

Chiara y Enricho se conocieron en Medjugorje y se casaron poco tiempo después. Chiara quedó embarazada en dos ocasiones pero los fetos sufrían de malformaciones y, aunque repetidamente les aconsejaron el aborto, consideraron que no eran ellos los que iban a decidir sobre la vida o muerte de sus hijos y decidieron llevar los embarazos adelante. Los bebés murieron a las horas de nacer. 

Durante el tercer embarazo  (esta vez el niño estaba sano) a Chiara le diagnosticaron  un carcinoma en la lengua. En el quinto mes tenía que decidir si someterse al tratamiento de quimioterapia, que inevitablemente mataría al niño, o retrasarlo hasta su nacimiento. Chiara optó por esperar hasta que el niño naciera. Y así fue: el niño nació pero para Chiara fue demasiado tarde. El pasado 13 de junio y con sólo veintiocho años falleció Chiara arropada por su marido, familiares y toda la comunidad cristiana a la que pertenecía. Su funeral se convirtió en una fiesta (se puede encontrar en youtube).

Las razón por la que Chiara dio su vida no es fanatismo religioso, lo hizo por puro amor.

En la foto de arriba se puede ver a Chiara sonriente y con la afección ocular que le produjo el carcinoma. En el video que adjunto se puede ver a Chiara dando testimonio de su defensa de la vida tres años antes de morir. En él cuenta la historia de uno de sus embarazos y antes de que le diagnosticaran el cáncer. No entiendo mucho el italiano, pero no he necesitado hacerlo para derrumbarme en el sillón con lágrimas en los ojos y pidiendo perdón a Dios por todas mis maldades al verla hablar, emocionarse y -siempre sonriente- dar testimonio de su vida. Esta chica no sólo era guapa por fuera (de esas ya las hay a montones) sino que también lo era por dentro y le digo desde aquí a Enricho que habrá perdido una buena mujer pero que nosotros la hemos encontrado.

El día de su funeral todos los asistentes se llevaron de la iglesia una plantita –por voluntad de Chiara, que no quería flores en su entierro sino que cada uno recibiera un regalo- y en el corazón un “pedacito” de este testimonio. 

Espero que muy pronto la podamos llamar beata Chiara Corbella
Yo ya le pido por mi familia.

 

martes, 19 de junio de 2012

¡Es sólo fútbol!




Allá por la mitad del siglo XIX, levantóse un día Karl Marx, mesóse su poblada barba y escribió en el ensayo Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel (1843), y sin que se le moviera un pelo, aquello de que la religión es el opio del pueblo

Un par de años después de la aparición de la famosa frase (1848), reunióse en la Universidad de Cambridge un grupo de hombres para escribir un código muy especial. Se trataba de las normas que debía reglar un nuevo juego de pelota en el que ésta no se podría tocar con las manos. El objetivo consistiría en, básicamente, intentar pasar el esférico por debajo de la cinta que unía dos postes verticales y hacerlo el mayor número de veces posible. El que consiguiera más veces este objetivo se podía proclamar vencedor del partido.

Si Marx levantara hoy la cabeza podría, no sólo darse cuenta de su error, sino también corregir de una vez aquella desafortunada frase y creo que esta vez acertaría.

No sé cuanto nos durará los efectos de esta droga. Pero espero que, por lo menos, lleguemos a final de mes y si no ganamos, nos habrá servido al menos para olvidar durante unas semanas las dificultades. Los que nos gobiernan se frotan las manos al ver al pueblo distraído, y no digo nada si llegáramos a conseguir el título. Eso les aseguraría un verano tranquilo hasta que se disipasen las nubes rosas y nos diéramos cuenta de que el fútbol es eso: sólo un juego, antes de que volvamos la mirada triste a la cruda realidad. 

De momento yo me apunto a seguir fumando un poco más de esto....







miércoles, 25 de abril de 2012