lunes, 19 de diciembre de 2011

¡FELIZ NAVIDAD!


El Amor es el significado ultimado de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.

Rabindranath Tagore

viernes, 16 de diciembre de 2011

Sobre la evolución del hombre, la inteligencia y la existencia del alma (I)


En las últimas entradas del blog he expresado mi preocupación sobre sobre la tenacidad de algunos grupos cristianos en negar la evolución y su empecinado aferramiento a una filosofía mal llamada “cristiana” procedente de la vetusta y trasnochada escolástica. Una última intervención en el blog de Daniel Iglesias (Infocatólica) nos servirá de ejemplo de partida. Afirma el apologeta uruguayo :

La espiritualidad del alma humana se demuestra a partir de la espiritualidad de la inteligencia y de la voluntad.

A mi réplica, sosteniendo el que no existe ninguna demostración filosófica que se precie de haber demostrado no sólo la espiritualidad sino la misma existencia del alma, me contestó:

Si fuéramos sólo conjuntos de átomos, como piensan los materialistas, no podríamos pensar, ni conocer, ni decidir. Los átomos no piensan, ni conocen, ni deciden. Ningún microscopio permitirá jamás ver un pensamiento, un conocimiento o una decisión. Luego éstos son realidades de otro orden, un orden inmaterial. ¿Cómo podría ser libre un mero manojo de átomos? ¿Acaso los átomos se reúnen en concilio y votan para decidir hacia dónde se moverán? Sin embargo, todos nosotros tenemos una evidencia íntima irreprimible de nuestra propia libertad, que es insensato negar.

Es evidente que Daniel Iglesias cree que la posibilidad de pensar, la de conocer y la de decidir son facultades espirituales y llega a ese razonamiento al constatar que los átomos no pueden pensar ni decidir y que esos pensamientos no puede ser “vistos” mediante el uso de un aparato. Luego tienen que ser realidades espirituales. ¿Pero es esto cierto?

¿Es verdad que 1) de un conjunto de elementos materiales sencillos no puede darse la aparición de una función biológica compleja como pudiera ser la capacidad de razonar y 2) es cierto que si no podemos analizar algo con un aparato, si no se puede “ver” y “tocar” ese algo tiene que ser de naturaleza espiritual?

Tengo la sensación de que los argumentos utilizados por el señor Iglesias están afectados desde el principio por la misma infección que contamina e invalida a todo el sistema tomista, es decir, el partir de la aceptación por la fe de lo espiritual para luego utilizar estas nociones en el desarrollo de razonamientos filosóficos. Pero no creo que sea ni razonable ni honesto proceder de esta manera. Para aproximarnos de una manera racional al problema del hombre tenemos que despojarnos de prejuicios religiosos de cualquier tipo.

Sé que, aunque mucha gente entenderá lo que voy a exponer a continuación, muchos otros se habrán echado ya las manos a la cabeza al leer eso de “prejuicios religiosos”. Y es que no sólo debemos olvidarnos en este viaje de la teoría hilemórfica inventada en la Grecia antigua y adoptada por la filosofía cristiana, sino que debemos arrinconar afirmaciones que deriven de cualquier convicción religiosa como pudiera ser, por ejemplo, la de la reencarnación y transmigración de las almas en el hinduismo u otras tan peregrinas como la de la creación del hombre según la mitología maya. Explica el libro maya Popol Vuh, que los hombres fueron creados del barro pero esta primera creación fracasó. Luego los dioses crearon a los hombres de la madera, pero eran imperfectos y carecían de sentimientos y de alma. Al tercer intento, los dioses crearon al hombre a partir del maíz.

La negación de la teoría de la evolución por parte de fundamentalistas cristianos está absolutamente relacionada con la imposibilidad de aceptar la aparición del “alma” en la escala evolutiva. Este error sólo puede ocurrir cuando se identifica inteligencia y voluntad con la dimensión espiritual que llamamos alma. Es entonces cuando el lío se hace imposible de desenredar.

Pero lo voy a intentar, y lo haré si Dios quiere, paso a paso, en las siguientes entradas.

jueves, 1 de diciembre de 2011

El "diseño inteligente" a juicio

Esta será la última entrada sobre el tema de la evolución y el diseño inteligente. Hace poco encontré el documental de triste título "Diseño inteligente: Darwin contra Dios", en el que se cuenta la historia de lo acontecido en el distrito de Dover en 2005.

En enero de 2005, en el distrito escolar de Dover (Pennsylvania), Estados Unidos, los estudiantes de bachillerato debieron escuchar la lectura de un texto en el que se explica la existencia de ideologías alternativas a teoría de la evolución, en particular el diseño inteligente.

Dado el carácter polémico de la decisión, se permitió que los padres solicitaran la no presencia de sus hijos durante la lectura del texto. Debido a su carácter no científico, algunos profesores de biología se negaron a leer el texto argumentando su falta de base científica y/o su estrecha relación con el creacionismo. Este hecho produjo que posteriormente, en una demanda presentada por un grupo de padres al consejo escolar del distrito, el juez federal J. E. Jones III dictaminara como "inconstitucional la enseñanza del diseño inteligente en las escuelas por ser un "argumento religioso" y que "es una redenominación del creacionismo, no una teoría científica". (Wiki).

El documental, que utiliza los textos del juicio donde testificaron defensores del DI como Behe, y donde entrevistan al mismo Johnson (no el de la colonia, sino el fundador del movimiento), demuestra que el diseño inteligente es la nueva marca del creacionismo. En el juicio se puso en evidencia a Behe, al refutarse de una manera arrolladora su teoría de la complejidad irreductible. También se entrevista a un científico experto en flagelos bacterianos y a quien Behe utilizó como fuente en el juicio y malinterpreta en su libro “La caja negra de Darwin”.

El documental muestra los fósiles de transición tan negados por los creacionistas. Por cierto, cada vez que se les presenta a estos señores un fósil de lo que suponemos una especie que se encuentra a caballo entre otras dos, sólo se dedican a negarlo sin ningún tipo de argumento. Un ejemplo clásico es el Archaeopteryx o la serie de fósiles que muestran la evolución de las ballenas.

En una entrevista al mismo Johnson (ojo, abogado y no científico) se presenta la estrategia de estos señores. Johnson admite que el fin es destruir la teoría de la evolución y para eso ha orquestado una estrategia apoyada por el Discovery Institute. Este instituto presentó esta estrategia por medio de un manifiesto conocido como el documento de la cuña, el cual describe una amplia agenda social, política y académica cuyo objetivo último sería el tratar de revertir una supuesta sofocante visión del mundo materialista al "derrotar el materialismo científico"; que según esta organización estaría representado por la enseñanza de la evolución biológica, y sustituirla por una supuesta ciencia de índole religiosa acorde con las convicciones cristianas teístas que profesa el Discovery Institute" y con ello "afirmar la realidad de Dios".,siendo su objetivo "renovar" la cultura americana, al tratar de moldear la política pública de forma que sólo refleje las creencias y los valores cristianos conservadores que son aceptados por el Discovery Institute. (Wiki).

Después de este fiasco, Behe no se atrevió a conceder una entrevista para el documental. El juez y algunos de los padres que presentaron la demanda recibieron amenazas de muerte por parte de cristianos fundamentalistas.

Ya he comentado anteriormente que estas personas se equivocan de la misma manera pero en sentido contrario a como lo hace el científico ateo Richard Dawkins. Dawkins, al ver que existe en la naturaleza un mecanismo por el que esta evoluciona, concluye que no hay Dios. Los creacionistas, al creer en Dios, no pueden aceptar que la naturaleza puede evolucionar por sí sola.

Recomiendo vivamente la visualización de este documental. Tiene dos partes de casi una hora cada una pero es muy interesante. Si alguien sigue empeñado en adherirse a esta corriente religiosa y pseudocientífica debería informarse seriamente sobre el tema y este documental puede serle muy útil y quizá le abra los ojos.

Cuando se lo hayan metido en el cuerpo entonces podemos seguir hablando.

Parte 1:




Parte 2: